Connect with us

Ciencia y Salud

Sonata de primavera para silenciar a la EPOC

Publicado

el

Este concierto de palabras, centrado en la prevención, el tratamiento y la deshabituación tabáquica, nos ofrece un estribillo sobradamente popular que nunca pasa de moda: «Para tener un buen futuro personal, familiar, social, incluso laboral, es vital no empezar a fumar, ni siquiera vapeando, o abandonar sin demora el hábito tabáquico».

Las personas, especialmente si son fumadoras, evitarán así las penurias del duro y frío invierno respiratorio, muchas veces el fin de sus días.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, patología íntimamente ligada al humo del tabaco, contiene alrededor de 2.000 sustancias químicas, de las que más de 600 son tóxicas. De estas, en torno a 70 son carcinógenos, como el alquitrán, el amoniaco, el benceno o el arsénico.

Cabe resaltar, para más inri, que la EPOC mata lentamente: sólo en España mueren cerca de 29.000 personas cada año. A la par, el infradiagnóstico de la EPOC en España alcanza al 74,7% de casos (70,4 % en varones y 80,6 % en mujeres).

Datos que se podrían añadir a los fallecimientos anuales por cáncer de pulmón a nivel mundial: alrededor de 1,4 millones de fumadores y exfumadores.

Doctor Julio Ancochea, ¿Sonata de Primavera es una composición extraordinaria del maestro Antonio Vivaldi o es un toque de atención a los 1.100 millones de personas que fuman y necesitan respirar aire y no muerte?

«Es una llamada a la vida. La primavera es una buena oportunidad para profundizar en los conceptos de respirar vida, salud respiratoria y salud pulmonar… Y las reglas básicas son muy sencillas: no al tabaquismo activo y pasivo», responde.

«Pero tampoco a las nuevas formas de inhalar humo (calentamiento del tabaco, vapeo, cigarrillo electrónico, etc.) que se están introduciendo entre los jóvenes a través de una mercadotecnia apubullante de la industria tabaquera, incluso destacando que con estos dispositivos se puede dejar de fumar», continúa.

«No, no; no se dejen engañar… Las personas necesitamos una vida activa, nutrición adecuada, vacunación sistemática para luchar contra las infecciones, pensar y, sobre todo, aire sin contaminar», subraya el profesor Ancochea, director de la Cátedra de Medicina «Respira Vida« de la Universidad Autónoma de Madrid.

«Nuestra cátedra, patrocinada por la farmacéutica GSK, tiene el eslogan de ‘medicina respiratoria centrada en el paciente; de la investigación a la vida diaria’ y por eso queremos que nuestr@s pacientes respiren sueños, futuro, pasión, alegría o solidaridad, sean del Real Madrid o del Atlético de Madrid», ejemplariza el merengue.

«La cátedra está enfocada hacia la epidemiología, el diagnóstico e intervención precoces, la estratificación, las comorbilidades, los rasgos tratables, la cronicidad o el envejecimiento; y apostamos por una medicina basada en las 5P: preventiva, predictiva, participativa, personalizada y poblacional», explica.

«Siempre damos trascendencia sociosanitaria a las enfermedades altamente prevalentes, como asma, EPOC o apnea del sueño, pero también a las enfermedades minoritarias, como las EPID (enfermedades pulmonares intersticiales difusas)», distingue.

Un hombre y una mujer fuman en las calles de Madrid.

Doctor Ancochea, el 90 % de casos de EPOC están causados por el hábito tabáquico, ¿qué tiene que decir?

El estudio EPI-SCAN II en España muestra que la prevalencia de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica en personas mayores de 40 años es del 11,8 % entre hombres y mujeres (14,6 % y 9,4 %, respectivamente).

Y, aunque el 80-90 % de los pacientes con EPOC sean o hayan sido fumadores, existen otros factores desencadenantes de esta patología respiratoria.

«Nos preocupan otros factores no relacionados directamente con el tabaquismo, ya sea el desarrollo pulmonar anómalo vinculado a la prematuridad del bebé o las infecciones respiratorias en la infancia, como la que provoca el virus respiratorio sincitial«, expone.

Son factores que determinan la aparición de una EPOC más precoz, a los que se añaden factores ambientales, la exposición a químicos en el ámbito laboral y causas genéticas (deficiencia de alfa-1 antitripsina).

Además, alrededor del 50% de la población es sedentaria y no realiza ejercicio físico diario o deporte alguno.

«Dejar de fumar, por tanto, es la mejor decisión que un paciente fumador debe tomar o puede tomar en su vida; y a la vez debemos pensar en los demás, en el tabaquismo pasivo, en respetar la convivencia», expone.

«En este momento, se está reformulando la actual ley antitabaco de 30 de diciembre de 2010 desde el Ministerio de Sanidad junto a las Comunidades Autónomas y diferentes Sociedades Científicas, como la SEPAR… Y es necesario dar un paso adelante», apunta el neumólogo.

Las nuevas propuestas consideran aumentar los espacios sin humo, como las terrazas de cafeterías y restaurantes o las marquesinas donde los viajeros esperan para subirse al transporte público.

También, se plantea proteger la salud de l@s menores y las personas frágiles de salud en el interior de los vehículos y las viviendas.

Asimismo, se subirán los impuestos que gravan el consumo de tabaco, sea con preparados clásicos, como el cigarrillo, o cualquier dispositivo tecnológico; y se estudia un nuevo empaquetado genérico además de nuevas medidas retrictivas en el sector de la publicidad.

«En términos de salud pública, el objetivo tenemos que situarlo en la lucha antitabaco para conseguir una generación de españoles libre del humo causante de enfermedades como la EPOC», asegura el Dr. Julio Ancochea.

Doctora Tamara Alonso Pérez, ¿en qué consiste el síndrome de agudizaciones de la EPOC?

Las exacerbaciones suponen un episodio agudo de inestabilidad clínica que acontece en el curso natural de esta enfermedad pulmonar. Estas agudizaciones provocan un empeoramiento sostenido de los síntomas respiratorios habituales de la EPOC.

El denominado recientemente síndrome de agudización de EPOC tiene bases fisiopatogénicas muy complejas.

«Normalmente, las agudizaciones son consecuencia del agravamiento de la limitación respiratoria al flujo aéreo o al agravamiento del proceso inflamatorio subyacente, aunque también puede deberse al resultado de ambos mecanismos patológicos», aclara.

«A veces, las agudizaciones en la epoc se agrupan en forma de racimo: un paciente tratado empeora y requiere una terapia adicional antes de conseguir su recuperación y, por tanto, el cese la exacerbación», detalla.

Otr@s pacientes mejoran tras el tratamiento de choque y, sin embargo, recaen en apenas cuatro semanas.

«Pero existe otra situación de mayor gravedad, que es la recurrencia. Tratamos a pacientes que sufren agudizaciones, se recuperan y recidivan cada cuatro o seis semanas, empeorando los síntomas. Este es el tipo de persona que sufrirá lo peor de la epoc», resalta.

De hecho, el síndrome de agudización fija la máxima atención en la frecuencia y no tanto en los síntomas de la EPOC (falta de aire -disnea-, sibilancias, opresión pectoral, tos con y sin esputo, infecciones respiratorias, debilidad).

«Si el paciente exacerba con frecuencia, da igual si es más o menos sintomático. Es un paciente exacerbador frecuente y eso es lo que va a decidir el tipo de tratamiento a llevar a cabo», razona la Dra. Alonso Pérez.

En la actualidad, la guía clínica GesEPOC enmarca tres fenotipos: pacientes que no exacerban o sí lo hacen, que a su vez se dividen en dos, dependiendo del grado de eosinofilia en sangre (exceso de glóbulos blancos), un indicador que determinará la terapia.

¿Y cuál es el impacto de estas exacerbaciones de EPOC en l@s pacientes y en el sistema sanitario?

«El síndrome de la agudización de la epoc impacta desde el punto de vista social, desde el punto de vista económico y, sobre todo, desde el punto de vista clínico, ya que empeora la calidad de vida de nuestros pacientes y, por supuesto, el pronóstico y su umbral de supervivencia», apunta la neumóloga.

No sólo el número de exacerbaciones y su gravedad están relacionados con una mayor mortalidad, sino que estos pacientes con síndrome de agudización de EPOC son más susceptible a las infecciones bacterianas y víricas.

«Sufrirán más colonizaciones bacterianas, emperorarán su función pulmonar, su estado de salud y su calidad de vida… y aumentarán su depresión, con peor estado cognitivo», describe.

Además, le rodearán las comorbilidades y un mayor riesgo cardiovascular, lo que supondrá incrementar las hospitalizaciones y el número de posibilidades de fallecer.

Tanto es así que el manejo de estos pacientes tiene su clave en el control integral y precoz de la EPOC.

«Aplicamos las terapias más avanzadas para l@s pacientes a corto y largo plazo; es decir, buscamos el control total de la enfermedad para disminuir al máximo posible el síndrome de agudización y aumentar la esperanza de vida, que no fallezcan por su epoc ni por sus comorbilidades», establece.

«Cada paciente de epoc, especialmente los que padecen el síndrome de agudización, debe ser tratado con las mejores estrategias disponibles, alejándonos de las inercias del día a día», concluye la Dra. Tamara Alonso Pérez.

A nivel social y económico, las agudizaciones de la EPOC generan entre un 11-12 % de consultas en Atención Primaria, hasta un 2 % de las visitas a Urgencias y, de ellas, cerca de un 10 % de ingresos hospitalarios. Las exacerbaciones representan entre un 50-60 % del coste global de la enfermedad.

La prevención frente al tabaquismo y la deshabituación tabáquica se posicionan como dos de las llaves médicas que sirven para abrir los ojos a las personas que fuman o están tentadas de hacerlo.

Doctora Elena García Castillo, ¿se puede dejar de fumar?

«Sí, sí, por supuesto. Se puede dejar de fumar. Lo fundamental es que los pacientes estén motivados, que expresen el deseo de querer dejar de fumar y, sobre todo, que tengan el apoyo constante de los profesionales sanitarios», garantiza la neumóloga de La Princesa.

El tabaquismo es una enfermedad adictiva con un alto impacto poblacional.

Existe una dependencia física en el fumador generada por la nicotina y una gran dependencia psíquica, que estará condicionada por factores psicológicos, sensoriales, gestuales, de hábitos asociados al consumo a lo largo de minutos, horas, días, semanas, meses y años… muchas veces los más difíciles de tratar.

¿Y de qué tratamientos disponen las médicas y los médicos para eliminar el hábito tabáquico?

El abordaje terapéutico se establece en función de la fase en la que se encuentre el paciente fumador o la paciente fumadora, de forma especial cuando sufren el síndrome de agudización en la EPOC, un ictus o un infarto de corazón y necesitan hospitalización.

«Para suprimir el hábito tabáquico existen dos grandes pilares: los farmacológicos y el tratamiento psicológico. En cuanto al primero, disponemos de terapia sustitutiva de nicotina, puntual y de mantenimiento, Vareniclina, Bupropion y Citisina», relaciona la Dra. García Castillo.

Todos ellos pretenden controlar el síndrome de abstinencia y evitar el placer del propio acto físico de fumar.

También, parches de nicotina, chicles, comprimidos y aerosoles.

«Por supuesto, los cigarrillos electrónicos y dispositivos similares, como el tabaco calentado, ni son eficaces ni son seguros para conseguir el objetivo de dejar de fumar», subraya.

«Pero todos estos tratamientos farmacológicos tienen que ir siempre apoyados del apoyo eficaz del tratamiento psicológico, reforzando la autoestima del paciente, algo que conlleva la deshabituación y mantener el tratamiento a largo plazo», reitera.

¿Qué papel juega la enfermería en la deshabituación tabáquica?

«El papel de la enfermería es crucial y muy, muy relevante porque, como sucede a diario en nuestra Unidad de Tabaquismo, el mayor peso terapéutico recae sobre la enfermería», opina.

«Y acompañan a l@s pacientes en todas las fases de la deshabituación tabáquica, incluso realizan las visitas domiciliarias de seguimiento y automatización farmacológica», destaca.

En el Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Princesa brilla con luz propia la enfemera especialista y de práctica avanzada, Patricia López González, responsable del Programa de Alta Precoz del Enfermo Respiratorio Crónico (PAPER).

Doctor Julio Ancochea, ¿romper el círculo vicisoso de los adultos que fuman en el interior de los vehículos cuando viajan con niñ@s, adolescentes y jóvenes nos ayudará a librarnos de la EPOC en el futuro?

«Como podrá imaginar, no comprendo en absoluto cómo se puede fumar en un reciento cerrado, sea un vehículo o una vivienda, donde estén jugando, leyendo o comiendo nuestros propios hij@s o los hij@s de los demás», señala.

En el País Vasco se ha demostrado el beneficio de su norma antitabaco en pro de la salud infantil.

«El futuro pertenece a esas niñas y niños de los que usted me habla… ¡Fíjese!, en España estamos observando que aumentan los nacimientos de bebés prematuros», contextualiza.

«La mujer embarazada fumadora debe ser consciente de que su tabaquismo activo condicionará la salud respiratoria del feto durante la gestación: el bebé podrá sufrir enfermedades como la displasia broncopulmonar; es decir, un mal desarrollo pulmonar que le afectará el resto de su vida», advierte.

«Todos tenemos que ser conscientes y solidarios, fundamentalmente con las personas frágiles, los menores de edad, que están en pleno desarrollo orgánico y pulmonar. Para respetar a los demás debemos respetarnos a nosotros mismos», sentencia.

¡Más vale prevenir que curar!, añadimos desde EFEsalud, copiando el lema del seminario «Sonata de Primavera», antes de recordar que existen otros hábitos interesantes para respirar la vida, como el cine, la literatura, la música, el teatro y el amor.

La entrada Sonata de primavera para silenciar a la EPOC se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Detalles de la gripe aviar: La transmisión de la variante H5N1 a humanos inquieta a la OMS

Publicado

el

Por

Aunque la gripe aviar puede pasar del animal al hombre, actualmente no existe evidencia de que este virus se transmita de persona a persona, una posibilidad que genera inquietud entre los científicos.

En cambio, lo que sí se ha constatado es que la variante H5N1 tiene una mortalidad muy elevada entre las personas que se han contagiado por su estrecho contacto con aves contaminadas, en la gran mayoría de casos.

«Pienso que es una enorme preocupación», ha asegurado en un encuentro con periodistas el científico en jefe de la OMS, Jeremy Farrar.

Desde 2003 hasta el pasado 1 de abril, se han notificado en todo el mundo un total de 889 casos y 463 muertes, lo que indica una tasa de mortalidad del 52 %.

Frente a esta evolución, Farrar señaló que ahora será importante determinar cuántas infecciones humanas con el virus H5N1 están pasando desapercibidas porque es en esta situación que se afronta el mayor riesgo de una mutación del virus.

Las mutaciones siempre son causa de preocupación pues en uno de esos cambios el virus puede adaptarse mejor al ser humano y su transmisión entre personas puede ser más fácil.

Transmisión de la gripe aviar

La manera más común por la que el virus se introduce en un territorio es a través de aves silvestres migratorias, según información de la OMS.

El virus de la gripe aviar puede llegar a nuevos territorios transportado por aves migratorias. EFE/EPA/ADAM VAUGHAN

En el caso de los virus de la gripe aviar, el principal factor de riesgo de infección en seres humanos parece ser la exposición a aves de corral infectadas, vivas o muertas, o a entornos contaminados, como los mercados de aves vivas.

Otros factores de riesgo incluyen el sacrificio, el desplume y la manipulación de carcasas de aves de corral infectadas, y la preparación de las aves para el consumo, en particular en los hogares.

El principal factor de riesgo para la transmisión de aves a humanos es el contacto directo o indirecto con animales infectados o con ambientes y superficies contaminadas por heces.

El desplume, la manipulación de cadáveres de aves de corral infectadas y la preparación de aves de corral para el consumo, especialmente en entornos domésticos, también pueden ser factores de riesgo.

Síntomas en las personas contagiadas

Cuando la gripe aviar es transmitida al ser humano, los síntomas en las personas son similares a los de gripe de las personas y pueden variar desde una infección leve de las vías respiratorias superiores hasta una neumonía grave que derive en complicaciones respiratorias agudas.

En general cursa con:

Fiebre alta y tos

Dolor de cabeza

Dolores musculares

Secreción nasal

Dolor de garganta

Diarrea

Tratamiento

El tratamiento varía y se basa en los síntomas, según el portal MedlinePlus, el banco de datos médicos del Gobierno de Estados Unidos.

En general, el tratamiento con el medicamento antiviral oseltamivir (Tamiflu) o zanamivir (Relenza) puede disminuir la gravedad de la enfermedad. Para que estos medicamentos funcionen, es necesario comenzar a tomarlos en las 48 horas siguientes después del inicio.

La entrada Detalles de la gripe aviar: La transmisión de la variante H5N1 a humanos inquieta a la OMS se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

La desconfianza sobre las vacunas se expande en redes

Publicado

el

Por

El informe «Confianza en la Vacunación en la Red», realizado por el Instituto #SaludSinBulos y 202 Digital Reputation recoge información sobre el impacto de la desinformación en vacunas en redes sociales, con el estudio de más de 24.000 conversaciones, pero también en foros y noticias online.

Esta investigación refleja que más de un 66 % expresa un sentimiento negativo hacia las vacunas.

Más de 7.400 conversaciones en redes utilizan el término «repentinitis» acuñado por los «antivacunas» que se refiere a las muertes repentinas atribuida a las vacunas, aunque tales afirmaciones no se basan en fundamentos científicos.

De hecho, #Repentinitis es el hashtag más empleado en temas de vacunación en la red “X”, antes Twitter, con seis mil menciones.

Imagen del informe «Confianza en la Vacunación en la Red». Foto cedida.

Principales bulos difundidos

Según el informe de #SaludsinBulos, esto son algunos de los contenidos negativos detectados en redes y otros medios analizados:

La vacuna MMR (sarampión, paperas y rubéola) tiene una relación directa con el autismo.

La proporción de timerosal (conservante que contiene mercurio) presente en las dosis es peligrosa.

Las vacunas debilitan el sistema inmunológico en lugar de fortalecerlo.

El sarampión ha aumentado en la misma proporción que el número de la triple vírica, además de que hay supuestos casos en los que no ha resultado ser esterilizante.

Las vacunas pueden causar enfermedades peligrosas.

Hay enfermedades erradicadas y por lo tanto, la vacunación ya no es necesaria.

La vacuna de la tosferina, protagonista de las conversaciones

La vacuna contra la tosferina acapara más del 43 % de las conversaciones, de las que el 27 % son negativas y contribuyen a la desinformación al afirmar que, en lugar de prevenir la enfermedad, puede aumentar los casos.

El informe también apunta a otras vacunas que provocan desconfianza:

MMR (Vacuna contra el sarampión, la paperas y la rubéola)

VPH (Vacuna contra el virus papiloma humano)

INFLUENZA (Vacuna contra la gripe)

ROTAVIRUS (Vacuna contra el virus rotavirus)

TDAP (Vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina)

Principales efectos de la desinformación

Esta desinformación sobre las vacunas en redes provoca una inquietud por la preservación de la autonomía personal y libertad de elección en los usuarios. Además, el pensamiento predominante es que las vacunas producen el efecto contrario y aceleran la enfermedad.

Tales desinformaciones generan prejuicios, como reducir las vacunas a un negocio farmacéutico, puesto que se refleja en un sentimiento negativo hacia las farmacéuticas del 100 %.

“Los negacionistas aprovechan cualquier suceso adverso, tenga o no que ver con las vacunas, para relacionarlo con estas, ya sea el fallecimiento de un famoso o el repunte de una enfermedad, y lo hacen apelando a las emociones primarias, como el miedo, lo que les da muy buenos resultados”, asegura Carlos Mateos, coordinador del instituto #SaludsinBulos.

Según el informe del Estado Mundial de la Infancia realizado por UNICEF en 2023, “hay indicios preocupantes de que la confianza en las vacunas está disminuyendo en algunos países”.

El sarampión es
una enfermedad muy contagiosa que requiere niveles de inmunidad del 95% o más. EFE/Alejandro García

La IA como herramienta para combatir la desinformación

En el simposio donde se presentó el informe de la Confianza de la Vacunación en la Red, aparte de señalar la problemática de la desinformación en el sector sanitario, se realizó una propuesta de la inteligencia artificial (IA) como instrumento para reducir la desinformación y desarrollar herramientas que permitan mejorar la confianza vacunal.

Al igual que las redes sociales son uno de los principales medios por donde se difunde la desinformación sobre las inoculaciones, la IA es otro instrumento capaz de multiplicar este riesgo.

Sin embargo, en los últimos años han surgido iniciativas como un estudio de la revista Behavioral Sciences, donde se emplearon algoritmos para predecir el porcentaje de vacunación a través del seguimiento de las interacciones de los pacientes con las enfermeras. El trabajo contó con un 89 % de acierto y concluyó con que la IA “puede personalizar los mensajes de acuerdo con datos demográficos específicos, amplificando su relevancia e influencia”. 

Por contra, un estudio publicado en JAMA Intern Med ha demostrado que las barreras que se han puesto a la inteligencia artificial resultan insuficientes ya que la habilidad para generar grandes cantidades de desinformación es muy potente.

Ante esta crisis de veracidad, los profesionales implicados en el estudio han insistido en la necesidad urgente de vigilar la inteligencia artificial. Por ello concluyen que “los pilares de la farmacovigilancia- incluyendo transparencia, vigilancia y regulación- deben servir como ejemplo para afrontar estos riesgos y salvaguardar la salud pública”. 

La entrada La desconfianza sobre las vacunas se expande en redes se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Migraña en el trabajo: ¿Cómo debe actuar el entorno laboral?

Publicado

el

Por

Uno de cada siete trabajadores sufre migraña, según datos que maneja la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE), que ha lanzado la guía «La migraña en el trabajo. Claves para promover un entorno laboral más inclusivo para personas con migraña», en la que han participado un comité editorial de expertos de diferentes disciplinas (neurólogos, enfermeras, médicos de familia, especialistas en recursos humanos y pacientes).

La migraña (un 15 % de prevalencia) y la cefalea tensional (más del 60 %) son los dos tipos de cefaleas más frecuentes entre más de doscientas, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Junto a las cefaleas en racimos son las dolencias que pueden ser crónicas.

“Esta cronicidad es especialmente habitual en el caso de la migraña, ya que más del 50 % de los pacientes españoles que padecen una cefalea crónica, padecen migraña», según el doctor Pablo Irimia, coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN.

Cefalea define cualquier tipo de dolor de cabeza que puede ser tanto un síntoma de otra enfermedad, algo que un 89 % de la población masculina y un 99 % de la femenina asegura padecer o haber padecido en algún momento de su vida, informa esta sociedad médica.

¿Qué es la migraña?

«Migraña no es sufrir un simple dolor de cabeza», señala la guía de AEMICE. «Se manifiesta en forma de dolor de cabeza intenso y, en ocasiones, pulsátil, como si se sintieran los latidos del corazón en la cabeza,
de intensidad moderada o severa que suele aparecer en un lado de la cabeza».

También puede ir acompañada de alteración de la sensibilidad a la luz, al sonido, a los olores, así como náuseas y vómitos.

La migraña se presenta en forma de ataques o crisis que pueden durar entre 4 y 72 horas. La frecuencia
de estas crisis es variable, pudiendo oscilar entre uno al año y varios por semana.

Imagen de la guía sobre la migraña de la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE). Foto cedida

Recomendaciones para abordar la migraña en el trabajo

El 62 % de las personas con migraña se sienten estigmatizadas en el trabajo y piden más apoyo a empresas y trabajadores, apunta AEMICE.

Para facilitar la inclusión laboral de las personas con migraña, esta asociación recomienda a las empresas:

Preguntar al trabajador o trabajadora cómo ayudarle.

Facilitar al máximo entornos para prevenir y reducir la hipersensibilidad a la luz.

Promover las zonas de trabajo silenciosas.

Crear espacios ventilados, libres de olores fuertes.

Potenciar fórmulas que permitan el teletrabajo.

Facilitar modelos de flexibilidad horaria.

Evitar trabajos a turnos u horario nocturno.

Dar a conocer el Servicio de Prevención de la empresa.

Crear programas de educación para la salud.

Tener información sobre la migraña y hacer pedagogía sobre su impacto.

Valorar la posibilidad de cambiar al afectado de puesto de trabajo.

¿Cómo ayudar a mi compañero/a durante una crisis de migraña?

La guía ofrece algunas pistas que pueden ser útiles para dar apoyo y facilitar un mejor entorno de trabajo:

Transmitir que le crees.

Evita los posibles desencadenantes de la migraña como fragancias fuertes, velas perfumadas y productos de limpieza o exceso de ruido y música fuerte.

Reconoce las cualidades de la persona al no ser fácil vivir con esas limitaciones.

¿Cómo controlo mi migraña?

La guía de AEMICE también da consejos para que la migraña afecte lo menos posible a la vida laboral:

Controla el estrés.

Programa tus tareas.

Adapta tu espacio de trabajo.

Bebe con frecuencia y come sano y fuera de tu zona de trabajo.

Da a conocer tu enfermedad en el entorno laboral.

Felicítate por las pequeñas victorias.

Sigue las pautas de tu equipo sanitario.

Contacta con asociaciones de pacientes.

Imagen de la guía sobre la migraña de la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE). Foto cedida

La entrada Migraña en el trabajo: ¿Cómo debe actuar el entorno laboral? se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

destacadas