Connect with us

Ciencia y Salud

Sisifemia, el agotamiento del trabajador incansable y autoexigente

Publicado

el

El director de la Cátedra de Medicina Evaluadora Pericial en la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), José Manuel Vicente Pardo, junto a la profesora Araceli López, acuñaron este nuevo concepto, sisifemia, en 2022 tras detectar un nuevo perfil de trastorno laboral con características diferentes a otros como el síndrome del trabajador quemado (burnout) o el estrés crónico.

Y lo observaron en los diagnósticos de los partes de baja de los trabajadores con cuadros de ansiedad y trastornos adaptativos y depresivos que se distinguían de las otras enfermedades laborales.

José Manuel Vicente Pardo, especialista en Medicina del Trabajo y también jefe de la Unidad Médica del Equipo de Valoración de Incapacidades del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en Guipúzcoa, en una entrevista con EFEsalud, define la sisifemia como “el cansancio del trabajador incansable”.

El término se inspira en el mito griego de Sísifo, condenado por los dioses a acarrear una pesada roca hasta la cima de la montaña y dejarla caer para volver a empezar.

La roca es la carga que la empresa pone sobre un trabajador que funciona en bucle y que se desgasta de tanto subir y bajar la montaña.

A la derecha, obra «Sísifo», de Antonio Zanchi, en una exposición en el Museo del Prado. EFE/Javier Lizón

El perfil del empleado con sisifemia

Y estos signos que nos deben poner sobre aviso de sisifemia responden a una persona cumplidora, comprometida con los objetivos de la empresa, “que no se conforma con hacer las cosas bien, sino con hacerlas perfectas” y tan involucrada en el trabajo que pierde la visión, como Sísifo que estaba ciego, de que la vida es mucho más que trabajar.

Un individuo que acaba abandonando la mayor parte de su tiempo de familia, de ocio, de ejercicio… y se centra en la actividad profesional, que también se lleva a casa aunque pase jornadas maratonianas en el lugar de trabajo o teletrabaje sin hora de cierre.

La sisifemia no es propia de cualquier profesión, responde más a carreras superiores y los perfiles profesionales son abogados, empleados de consultorías, empresas financieras, médicos, periodistas, investigadores y altos cargos de la Administración, “pero no políticos, yo creo que ellos no sufren sisifemia”, apunta el experto.

En este sentido, cree que los propios gestores de la administración pública no son conscientes de los trastornos laborales que genera, por ejemplo, la falta de personal, como ocurre en la sanidad pública que sufre “un déficit estructural muy alto”.

José Manuel Vicente, director de la Cátedra de Medicina Evaluadora Pericial de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM). Foto cedida

El fenómeno de la gran renuncia

Una característica de la sisifemia es que aparece al poco tiempo de iniciar la carrera profesional, “en etapas en las que no se puede decir no al trabajo”, y cita el ejemplo de los becarios del ámbito de la investigación científica o los médicos, los MIR, que están cumpliendo los años de residencia en los hospitales.

“Son trabajos que tienen que estar, como se dice, para ayer”, una situación que provoca niveles altos de estrés y que conecta con una situación que de momento se está dando más en otros países que en España: el fenómeno de la gran renuncia.

El médico explica que se trata de abandonar todo lo conseguido tras años de formación y una actividad profesional que te permite tener las necesidades económicas cubiertas.

Sisifemia es agotarse en un periodo relativo corto de tiempo por un alto nivel de autoexigencia, a diferencia del síndrome del trabajar quemado, que se produce tras acumulación de años de actividad.

Los signos de alarma de la sisefemia

Para no llegar a esos extremos es necesario detectar los signos de alarma que provoca la sisefemia. Una dedicación absoluta al trabajo con metas casi inalcanzables generan consecuencias en la salud mental y física.

José Manuel Vicente explica que este trastorno laboral provoca un “cansancio mental y físico extremo” en una persona obsesionada por el trabajo.

“Va sintiendo -precisa- cada vez más ansiedad, una ansiedad para poder cumplir el trabajo con una concentración extrema y que permanece latente más allá de la jornada laboral”.

Una ansiedad en bucle que deriva en alteraciones del sueño, como insomnio o despertar varias veces pensando en el trabajo, e impacta en el descanso nocturno.

“A la mañana siguiente estamos cansados y si estamos cansados, intentamos rendir más y todavía intentamos mantener mayor atención, mayor concentración o incluso prolongar la jornada porque no damos abasto”, indica.

Entonces se produce “un agotamiento neuroendocrino” que afecta a las hormonas del cortisol y serotonina, un estrés mantenido que puede provocar eventos cardíacos y cerebrovasculares, cuadros de diabetes, procesos dermatológicos, asma, dolores de espalda generados por la tensión e, incluso, obesidad derivada de la ingestión por ansiedad.

El consumo de ansiolíticos, además de alcohol u otras drogas, intenta paliar los síntomas, las primeras consecuencias de la sisifemia, sin poner el remedio correcto, que es un cambio de conducta respecto al trabajo.

Y por eso, el doctor recomienda ante estos síntomas recurrir al ejercicio, “el mejor quema-ansiedad”, a la meditación para centrar el foco de lo que hace y al descanso, sobre todo el nocturno.

El estrés producido por el trabajo tiene efecto negativos en nuestra salud física y mental.

Las bajas laborales

Cuando aparecen estos signos mentales y físicos en un diagnóstico se sigue el CIE 10 o Clasificación Internacional de Enfermedades, donde no aparecen la sisifemia o el burnout como tales, sino los efectos que producen como ansiedad, estrés, depresión u otros trastornos por los que especialistas médicos consideran dar al trabajador la baja laboral e, incluso, la incapacidad permanente.

“Hemos tenido casos de baja e incluso de incapacidad permanente, por no saber cortar a tiempo, por no saber detectar los síntomas de alarma”, apunta el especialista en medicina del trabajo.

Según el doctor, “hay muchos pacientes que nos han agradecido que pusiéramos nombre a una situación que ellos padecían. Y que guarda relación con una mala actuación de la empresa”.

La conspiración del silencio

El perfil del afectado o afectada de sisifemia (perfeccionista y con obsesión por cumplir hasta el extremo) es ideal para las empresas “que suelen abusar de este tipo de personas en lugar de hacer una vigilancia de los riesgos psicosociales”, señala el director de la Cátedra de Medicina Evaluadora Pericial de la UCAM.

Y las empresas se amparan en otra situación que José Manuel Vicente denomina “la conspiración del silencio”: “A la persona muy perfeccionista le resulta difícil contar a sus superiores o a los compañeros de trabajo que aun queriéndolo hacer bien, se empieza a dar cuenta de que no puede rendir” porque el agotamiento mental y físico, la sisifemia, se está apoderando de él o ella.

La entrada Sisifemia, el agotamiento del trabajador incansable y autoexigente se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Rafael Santandreu: «Cada necesidad creada es una carga»

Publicado

el

Por

Con motivo de la publicación de su último libro «No hagas montañas de granos de arena (y todos son granos de arena)» -Grijalbo-, Rafael Santandreu cuenta en una entrevista con EFEsalud cuáles son las herramientas para poder reeducar la mente y conseguir la ansiada felicidad, un estado, dice, que puede llegar a ser permanente pero al que se llega con trabajo diario y esfuerzo.

A juicio del psicólogo, algunos de los obstáculos que impiden al ser humano alcanzar esa felicidad son, por un lado, tener la creencia errónea de que los hechos que nos ocurren son los que nos ponen felices o infelices, cuando en lo que hay que centrarse es «en que la clave del mundo emocional es uno mismo».

Equipaje ligero y ralentizar el día a día

El segundo error es la carga de necesidades: «Cada necesidad creada, inventada, es una carga», asegura Santandreu, quien sostiene que la solución es «volverse ligero de equipaje».

Abunda en que, a medida que crecemos, pensamos que necesitamos mucha comodidad, y que la gente nos quiera, nos apruebe y nos alabe. Queremos un estándar de tener pareja, estar delgado, un gran trabajo, que el autobús vaya vacío….Y cada vez más y más necesidades «que vamos acumulando» y que si no se consiguen puede hacer que nos sintamos desgraciados.

De ahí que apuesta por aligerar esa mochila pero también recuperar la capacidad de disfrutar las cosas pequeñas, como mirar por la ventana mientras viajamos en tren.

«Que salgas por la mañana de casa y que haya una ligera brisa matutina. Eso es milagroso, maravilloso, extasiante. Eso es una fuente de felicidad inmensa y para ello se pueden hacer varias cosas pero una de ellas es ralentizar, tratar de hacer las cosas a un tercio de la velocidad a la que se hacen hoy en día.

¿Y cómo se puede conseguir en un mundo que cada vez va más deprisa? Para Rafael Santandreu hay un principio fundamental y es que «el dueño de tu mente eres tú, no es tu vecino, no tu jefe, no es tu madre«.

«Eres tú quien tiene que educar tu mente con la filosofía que tú sabes que te está haciendo bien y labrarla y alimentarla. Y si lo haces, la locura del mundo no te afectará apenas, incluso te parecerá simpática, curiosa y un fenómeno para observar», afirma.

Reeducar la mente es posible

En el libro abunda en la psicosomática y cómo la mente puede producir sintomatología física «muy bizarra» tras lo que opina durante la entrevista que en España se hace un uso «exagerado» de los psicofármacos que hay que combatir «claramente» porque «en muchísimos casos están haciendo más mal que bien».

Está convencido de que casi todo el mundo puede reeducar su mente para alcanzar la felicidad y cree que el libro puede facilitarlo pero se necesita un trabajo «serio, intenso y diario».

FOTO EFEsalud/BPC

También pueden hacerlo, aclara, incluso aquellos que se encuentran en situaciones más desfavorecidas, como, por ejemplo, un amigo suyo al que le amputaron las cuatro extremidades y que, a pesar de ello, es una de las personas más felices que ha conocido.

«Esas son lecciones muy importantes, porque lo que nos explican es que todos tendremos adversidades a lo largo de nuestra vida, nadie se librará, pero cómo nosotros procesamos eso que nos sucede es la clave», subraya.

Dejar de ser «drama queens»

Considera que el ser humano es victimista y explica que uno de los componentes de la neurosis es la queja y cuanto más dramática, peor, por eso pone de ejemplo al científico Stephen Hawking, quien a pesar de su estado de salud -padecía esclerosis lateral amiotrófica (ELA)- tenía una norma personal, que era que quejarse es «inútil» y «una perdida de tiempo».

«No quejarse no significa no querer mejorar las cosas o no tener grandes proyectos ilusionantes, pero no desde la queja, sino desde la ilusión, por hacer cosas bonitas, por uno mismo y por los demás (…) Somos drama queens y drama kings y hay que dejar de serlo si quieres ser feliz», destaca Santandreu.

A su juicio, el 90 % de la soledad de la que se queja la gente «no existe», sí afirma que hay una real, como la que puedan sentir muchas personas mayores que ni pueden salir de casa, pero otras no son reales, como las de las rupturas amorosas.

«No estás solo. Y la primera razón es que alrededor tuyo está el género humano, es decir, tus hermanos y hermanas potenciales, gente que tiene un hambre de amar brutal y están ahí fuera. Por lo tanto, esa idea de soledad está en tu cabeza (…) No te vas a poder sentir más amado y acompañado que si tu abres tu corazón a los demás», reflexiona el psicólogo.

Las «malas formas» de la política

Y resalta que no querer tener razón proporciona paz y que en el campo de la política, se ven «muchas malas formas y comportamientos irracionales» para imponer su visión, algo que cambiará, dice, si la sociedad también lo hace.

«¿Y cómo cambiar la sociedad? cambiando nosotros, tú mismo, tú el primero», asevera Rafael Santandreu durante la entrevista, en la que también destaca que es muchísimo mejor hacer las cosas desde la ilusión, «porque el motor del miedo es muy mediocre».

La espiritualidad y la muerte

En este último libro también recoge claves para la terapia de pareja, al igual que abunda sobre la espiritualidad y la muerte.

Sobre esto último, Rafael Santandreu asegura que las personas que creen con más fuerza que después de morir «existe otra cosa» llevan la muerte de otra manera: «El consuelo que suele proporcionar eso es brutal, ¿por qué no usar esa herramienta?».

El último libro del psicólogo Rafael Santandreu. FOTO EFEsalud/BPC

Por eso, opina que todos podemos profundizar en esa creencia, en la del más allá. Y argumenta que hay pruebas de que éste existe desde un punto de vista científico.

«Desde un punto objetivo, hay indicios que nos lo marca, que son el estudio de las experiencias cercanas a la muerte, ese fenómeno increíble de millones de personas, que han tenido muertes temporales de minutos, y se han recuperado», incide.

La entrada Rafael Santandreu: «Cada necesidad creada es una carga» se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Alianza internacional de periodistas contra la desinformación en salud

Publicado

el

Por

La desinformación en salud, sobre todo tras la pandemia de la COVID-19, está aumentando el riesgo de enfermedades, muertes y falta de adherencia a los tratamientos. También está influyendo en el retraso en la toma de medidas basadas en evidencias científicas para prepararnos frente a futuras amenazas sanitarias globales.

Al mismo tiempo, la desinformación en salud está causando una desconfianza entre la población en la ciencia y en el método científico, en los profesionales sanitarios, instituciones oficiales e, incluso, en los medios de comunicación. A la vez, la aparición de la inteligencia artificial (IA) está provocando todo un reto en la creación de contenidos de salud de calidad y que puede agravar la infodemia.

La alianza

Por este motivo, diversas entidades de todo el mundo se han aliado contra la desinformación en un manifiesto conjunto, denominado «Manifiesto de lucha contra la desinformación en salud». Un acuerdo alcanzado en el I Encuentro Internacional de Informadores de Salud celebrado en el Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada.

Las organizaciones que conforman la alianza son:

Internews (Estados Unidos).

Internews Health Journalism Network (Estados Unidos).

Salud con Lupa (Perú).

Asociación Española de Comunicación Científica (España).

Asociación Nacional de Comunicadores de Biotecnología (España).

Asociación Nacional de Informadores de Salud (España).

EFE/Kai Försterling

Apoyo de la OMS

«Hemos tenido la ayuda técnica de la Organización Mundial de la Salud. Así que, igual que la OMS lo está haciendo, el resto de organizaciones deben implicarse. Vamos a colegios, medios de comunicación, a todo tipo de asociaciones de periodistas relacionados con la salud…», indica Graziella Almendral, presidenta de la ANIS.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), además de mostrar su apoyo al manifiesto, hace una clara distinción entre dos términos que, a menudo, se confunden: desinformación e información errónea (en inglés misinformation y desinformation).

La información errónea es información falsa que se difunde sin intención de engañar a nadie. Los que la comparten pueden creer que es cierta. Sin embargo, la desinformación se crea o se difunde con pleno conocimiento de su falsedad con la intención de engañar o causar daño.

«Esta distinción en castellano no la hacemos, pero internacionalmente es muy clara. Una cosa es la desinformación que es intencionada de alguna manera y la información errónea es algo en lo que se han cometido fallos. Es cierto que ambas tienen el mismo impacto en salud, por lo que hay que afrontar ambas desde el mismo plano», expone Graziella Almendral.

El manifiesto de la desinformación en salud

El manifiesto, que está destinado a la ciudadanía, a los medios de comunicación (sobre todo a periodistas e informadores de la salud internacionales y nacionales, a asociaciones de periodistas y gabinetes de comunicación), instituciones educativas y proveedores de información relacionada con la salud, tiene como objetivo la lucha contra la desinformación en salud.

Indican que han alcanzado los siguientes acuerdos:

Creación de una alianza internacional tanto de periodistas como de informadores de salud contra la desinformación en este ámbito. Esta alianza va a incluir un comité de trabajo para sumar esfuerzos con entidades de todo el mundo que ya trabajan en este campo.

Defender y abogar por la formación y especialización de los periodistas e informadores de la salud en pregrado y postgrado y la profesionalización de los comunicadores que trabajan en los medios.

Concienciar a las autoridades sanitarias para que reconozcan la desinformación como un problema de salud pública y lleven a cabo acciones para hacerle frente.

La desinformación en salud puede generar desconfianza en las autoridades sanitarias. EFE/ESTEBAN BIBA

Informando en salud

«Un buen periodista de salud formado frena una desinformación que sabe filtrar porque sabe cuál es su origen, las fuentes acreditadas… Es muy raro que un periodista de salud difunda desinformación. Además de esto, debemos educar a la población para que esté más formada en ciencia, divulgación científica y que exija una calidad de la información», indica la presidenta de la ANIS.

«Otra cosa que estamos denunciando desde ANIS es el problema tan serio que tenemos los informadores de la salud. Existen muy pocos espacios donde trabajar. Muchos de estos lugares, además, no ofrecen las condiciones laborales que se necesitan para realizar bien su trabajo y necesitamos la labor de los informadores de la salud»,, añade la periodista especializada en sanidad y salud.

Comité de trabajo

Asimismo, las entidades firmantes subrayan su compromiso en cuanto a la creación de un comité de trabajo que cumpla varios objetivos:

Alertar sobre la presencia de desinformación en el campo de la salud en medios de comunicación en Internet.

Abrir canales de diálogo con las plataformas digitales que trasmiten contenidos con desinformación en salud.

Apoyar actividades y programas para educar en salud y ciencia en la población y a los proveedores de información en salud.

Participar en congresos y actividades de las asociaciones que conforman la alianza para continuar fomentando acciones contra la desinformación en salud.

Graziella Almendral, presidenta de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS). Foto cedida por ANIS.

La entrada Alianza internacional de periodistas contra la desinformación en salud se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Muro contra las pseudoterapias

Publicado

el

Por

El Ministerio de Sanidad ha decidido con toda firmeza convertirse en un muro contra las pseudoterapias. Dentro de su plan contra estas prácticas sin evidencia científica, ha analizado ocho técnicas: vacuoterapia, taichí, luminoterapia en salud mental, respiración consciente, chi-kung, zerobalancing, aromaterapia y relajación basada en la inducción de sensaciones corporales.

Tras conocerse el análisis de estas ocho técnicas por parte de Sanidad, la ministra ha garantizado que su departamento va a ser «un muro contra las pseudoterapias» y va a analizar de manera «imparcial» e «independiente» cualquiera que surja para que la ciudadanía no se sienta después «engañada».

La ministra ha aconsejado a los ciudadanos que utilicen «cosas que funcionen» de acuerdo con la evidencia científica y que haga uso de todo «el arsenal terapéutico que tenemos, que es muy grande» y no se limita a medicamentos, también abarca el ejercicio físico, la alimentación saludable y el bienestar en sí mismo.

La idea de estos informes, que ya han analizado otras técnicas como pilates, yoga, terapia floral, reflexología, musicoterapia, terapia tumoral, meditación, masaje estructural profundo, magnetoterapia estática, dieta macrobiótica, masaje tailandés y sanación espiritual activa, es «dar visibilidad a la información» existente sobre las mismas «para que la gente no se sienta tampoco engañada sobre lo que está recibiendo».

«Cada uno puede hacer luego lo que quiera o considere para su propio bienestar, pero sin confundir que eso es una terapia con beneficios terapéuticos, son cosas diferentes», ha puntualizado Mónica García.

Y ha añadido: «La ciencia, por lo menos en este Ministerio, siempre va a ser la que guíe y la que sea nuestro faro para poder indicar y para poder prescribir terapias y técnicas terapéuticas».

La ministra de Sanidad, Mónica García, comparece ante la prensa con motivo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que reúne a las comunidades autónomas para abordar el Plan Integral de Prevención del Tabaquismo. EFE/ Javier Lizón

Muro contra ocho pseudoterapias

Todas han sido analizadas dentro del Plan de Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias, que Sanidad puso en marcha en 2018 junto al Ministerio de Ciencia para proporcionar información veraz y que la ciudadanía pueda diferenciar las técnicas cuya eficacia para el tratamiento o curación de enfermedades ha sido contrastada científicamente de aquellas que no.

La vacuoterapia «no se puede considerar segura»

La vacuoterapia (cupping o terapia con ventosas) consiste en la aplicación de copas, habitualmente de cristal o plástico, calentadas sobre la piel o mediante otras técnicas de hacer ventosa, en diferentes puntos del cuerpo.

El informe concluye que esta terapia con ventosas «no se puede considerar una terapia segura» en patologías osteomusculares debido a los riesgos inherentes de su aplicación sobre el cuerpo, mayoritariamente en la vacuoterapia húmeda».

Asimismo, el beneficio que podrían mostrar «se basa en estudios de baja calidad que no permiten sustentar su eficacia, por lo que no estaría recomendado su uso en esta indicación».

El taichí, beneficioso por ser una actividad física

Con el taichí se pueden trabajar todos los músculos del cuerpo, potenciando fuerza, flexibilidad y equilibrio con menos problemas de sobrecarga muscular y riesgo de lesiones asociados a otras disciplinas deportivas.

Al ser una actividad física realizada para diversas patologías, sobre todo osteomusculares, «resulta beneficioso respecto al bienestar percibido y a diversas funciones como la reducción del dolor».

La mejoría percibida o el efecto neutro en diversas patologías, cuando se compara con otras modalidades de ejercicio adecuado al problema tratado, «sugiere que el beneficio va ligado a la realización de una actividad física».

La luminoterapia, sin evidencia para la salud mental

La luz con fines terapéuticos se aplica comúnmente con el uso de una caja de luz colocada aproximadamente a un metro y a una altura dentro del campo visual, aunque es posible hacerlo con una fuente de luz portátil que se pone sobre la cabeza, con artefactos de iluminación montados en el techo o con terapia de luz ‘naturalista’ -simulación amanecer-anochecer, que imita las transiciones crepusculares al aire libre-.

Se puede administrar durante períodos de tiempo variables y en diferentes momentos del día.

Debido a distintas limitaciones metodológicas de los estudios incluidos para valorar su uso en problemas de salud mental, «no es posible extraer conclusiones definitivas sobre la eficacia y seguridad». «No existe evidencia suficiente que apoye el uso de la luminoterapia en el tratamiento de diferentes condiciones clínicas de salud mental», redunda el informe.

La respiración consciente, «con cautela»

La práctica de estar presente de forma plena en el momento en que se realiza la respiración y sentir sus efectos podría aliviar la sensación de angustia o estrés, pues disminuye el ritmo cardíaco y la frecuencia respiratoria.

Pero el informe resalta que, en base a la actual evidencia y a sus limitaciones, los estudios sobre respiración consciente «deben ser interpretados con cautela» y no hay garantía de que sus resultados sobre eficacia sean extrapolables a la práctica clínica.

El chi-kung/qigong, evidencia «de baja calidad»

Otra de las pseudoterapias contra la que Sanidad quiere levantar un muro.

Se trata de un conjunto de ejercicios de respiración y movimiento con «algún posible beneficio» para la salud debido a la práctica de actividad física y a la educación de la respiración; permite trabajar todos los músculos del cuerpo potenciando la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio, con menos problemas de sobrecarga muscular y riesgo de lesiones asociados a otras disciplinas deportivas.

Aunque podría tener el beneficio propio de una actividad física de bajo impacto sobre las personas con enfermedades osteomusculares y para contribuir a disminuir los niveles de estrés y mejorar la calidad de vida con un riesgo bajo de efectos adversos, «hay que tener en cuenta que la evidencia que sustenta esta afirmación es de baja calidad».

El zerobalancing, sin evidencia en ninguna condición clínica

Es una técnica o modalidad de trabajo corporal y manual mente/cuerpo que, según su fundador, Fritz Frederick Smith, involucra «energía» y «estructura», logrando un equilibrio en el individuo.

Con la información disponible en el momento actual, el informe zanja que «no existe evidencia científica sobre la seguridad y eficacia de la técnica en ninguna condición clínica».

La aromaterapia: los aceites esenciales son naturales, pero no inocuos

Es una rama de la fitoterapia que utiliza aceites esenciales (extraídos de plantas) para mejorar el bienestar, reducir la ansiedad, el estrés y otros síntomas clínicos tanto emocionales como físicos.

La baja calidad metodológica de muchos de los estudios incluidos en las revisiones sistemáticas identificadas «no permite extraer conclusiones definitivas»; puede ser un recurso complementario de algún valor para el tratamiento de síntomas físicos y psicológicos en enfermedades cardiovasculares y dismenorrea.

Además, los aceites esenciales «son naturales, pero no inocuos», y se han identificado una serie de eventos adversos leves asociados a su uso.

El entrenamiento autógeno: hay que seguir evaluando su seguridad

Entre las técnicas de relajación basadas en la inducción de sensaciones corporales, destaca el entrenamiento autógeno, que consiste en alcanzar un estado de relajación profunda a través de representaciones mentales de sensaciones físicas (calor, frío, pesadez) en diferentes partes del cuerpo.

Podría resultar beneficioso en la mejora de síntomas psicológicos y físicos en distintas condiciones de salud, pero las conclusiones «no pueden ser definitivas» debido al bajo número de estudios para cada condición de salud y su «riesgo de sesgo alto o incierto». «Es necesario seguir evaluando la seguridad de estas técnicas», concluye el análisis.

Estas son las ocho pseudoterapias analizadas en el último informe, pero Sanidad seguirá con esta tarea para persistir en ser un muro contra ellas.

Imagen de una campaña contra las pseudoterapias del Colegio de Médicos de Madrid

La entrada Muro contra las pseudoterapias se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

destacadas