Connect with us

Ciencia y Salud

Mounjaro, el nuevo fármaco contra la obesidad y la diabetes, que mejora resultados

Publicado

el

Mounjaro Lilly 0P27pN

Así lo han destacado expertos en Endocrinología y Nutrición en la presentación de Mounjaro, comercializado por la compañía Lilly, de administración subcutánea semanal en dosis de 5, 10 y 15 mg, aunque a España solo llegarán, por ahora, las dos primeras, las más utilizadas.

De momento, el nuevo medicamento no está financiado por el sistema público, aunque desde la compañía están en negociaciones con el Ministerio de Sanidad para que así sea; de esta forma, el precio de Mounjaro, que solo se dispensará en farmacia con prescripción médica, es de 271 euros mensuales con el tratamiento de 5 mg, que en el caso de la de 10 mg se eleva a 358 euros.

El tratamiento comienza de forma escalonada con una dosis de 2,5 mg durante 4 semanas, cuando se sube a 5 mg. Si no se consigue los resultados esperados, se vuelve a subir hasta los 7,5 mg durante otras cuatro semanas, para de ahí pasar a 10, ha explicado José Antonio Sacristán, director médico de Lilly España.

¿Qué diferencia a Mounjaro de los otros medicamentos?

La principal diferencia con la semaglutida -en la que se basan medicamentos como ozempic o wegovy– es que estimula dos y no solo una hormona que ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reducen el apetito: además del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1), activa el péptido insulinotrópico dependiente de la glusosa (GIP).

Y eso es “lo que marca la diferencia” y hace a Mounjaro “potenciar” los resultados de la semaglutida, ha aclarado Javier Escalada, presidente de la Fundación de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (FSEEN).

Indicaciones y mecanismo

Mounjaro ha sido aprobado con dos indicaciones: para la diabetes tipo 2 -que afecta a uno de cada siete adultos en España, la segunda tasa más alta de Europa- y para el control del peso en personas con un índice de masa corporal (IMC) superior a 27 y con al menos una complicación derivada del exceso de peso o con obesidad -IMC superior a 30-.

Su mecanismo de acción, además de favorecer el control glucémico, hace que disminuya el apetito, aumente la sensación de saciedad y se reduzca el exceso de grasa.

Respecto a la diabetes, en los ensayos con terzapatida, más del 90 % de los pacientes lograron el control glucémico y más de la mitad alcanzaron la normalización -frente al 19,7 % que lo consigue con semaglutida-, con pérdidas de peso de media de hasta 12,4 kg, el doble que el componente del ozempic, que es de 6,2 kg.

Viales subcutáneos de Mounjaro, el nuevo fármaco contra la obesidad y la diabetes 2. Foto cedida por Lilly.

Sobre la segunda indicación, en personas con sobrepeso y obesidad sin diabetes, tirzepatida reduce de media hasta el 22,5 % (23,6 kg) del peso a la semana y, además, 4 de cada 10 pacientes consiguieron una pérdida igual o superior al 25 %, cifras que solo da la cirugía bariátrica.

La práctica totalidad, el 96 %, tuvieron una reducción de su peso igual o superior al 5 % al cabo de 72 semanas de tratamiento. También ha arrojado resultados “espectaculares” en la reducción del perímetro de la cintura de hasta 20 cm.

Todo lo cual repercute en un beneficio en parámetros cardiometabólicos clave, como el descenso de los triglicéridos (24,3 – 31,4 %), de la tensión arterial (tanto sistólica como diastólica) y un impacto positivo en los niveles de colesterol (con mejorías en el HDL y reducciones en LDL).

“Es para personas decididamente enfermas: no estamos hablando de pérdidas de peso ocasionales para irse a la feria”, ha puntualizado Mar Malagón , presidenta de la Sociedad Española de Obesidad (Seedo, que ha recordado que la obesidad es una enfermedad crónica y multifactorial basada en la disfunción del tejido adiposo que afecta al 18 % de los adultos en España.

Atención a su uso inadecuado

Lo que hay que entender de estos fármacos, que se vienen utilizando indebidamente para eliminar unos pocos kilos, es que “si no tienes necesidad de ellos, no te va a hacer ningún favor. Alterar todo un sistema hormonal puede provocar efectos perjudiciales a largo plazo”, ha advertido.

Uno de sus efectos secundarios es la pérdida de masa muscular -que puede y debe mitigarse con la práctica de ejercicio, si bien la pérdida de peso es tres veces superior.

Otros son leves y muy similares a los de la semaglutida, como náuseas, diarrea y vómitos. Solo un 4,2 % de los pacientes tuvo que abandonar el tratamiento.

La terzapatida -de la que un reciente estudio de la Universidad de California en San Diego ha demostrado su potencial como primer tratamiento farmacológico eficaz para la apnea obstructiva del sueño- está contraindicado para personas con antecedentes de pancreatitis, así como en mujeres embarazadas, pues no se han realizado estudios de seguridad y eficacia de momento.

La entrada Mounjaro, el nuevo fármaco contra la obesidad y la diabetes, que mejora resultados se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Un menú del juego saludable para niños

Publicado

el

Por

menu del juego saludable HCYmKI

EFEsalud ha hablado con Silvia Álava, psicóloga sanitaria con más de 20 años de experiencia y experta en la rama educativa, que participa en la propuesta del Observatorio del Juego Infantil “el plato Harvard del juego de niños”.

Este plato para comer saludable fue creado por expertos en nutrición de Harvard y es una guía para crear comidas saludables y balanceadas. Se compone de un 40 % de vegetales y frutas, un 10 % de grasas saludables, un 25 % de granos integrales y un 25 % de proteína.

El Observatorio ha aplicado estos porcentajes a los diferentes tipos de juego para fomentar su desarrollo de manera equilibrada.

El juego es de vital importancia para el desarrollo de los niños, porque contribuye a su bienestar psicológico, emocional y social. EFE/Leo La Valle

El “plato Harvard” del juego

1. Juego de exteriores

Estos juegos representan un 40 % del total y son aquellos que se hacen en el parque, la calle, la playa o la piscina. Son aquellos donde los niños deben negociar a qué van a jugar y decidir las normas. Están asociados a la práctica de psicomotricidad gruesa.

La psicomotricidad gruesa, nos explica Silvia Álava, está relacionada con el control general del cuerpo y se practica a través de juegos como el pilla pilla, escondite o los columpios, que desarrollan habilidades motoras.

2. Juegos libres de tipo simbólico

El juego libre constituye un 25 % y suele realizarse en espacios interiores. Es de tipo simbólico pues se desarrolla a través de juguetes como muñecos o disfraces. No sigue ningún tipo de normas, sino que son los niños los que las van decidiendo y cambiando.

Además, este tipo de juegos fomentan la psicomotricidad fina, que está relacionada con movimientos más complejos que se realizan con los dedos. Algunos ejemplos son dibujar, escribir, vestir y desvestir al muñeco… Es un trabajo de coordinación óculo-manual donde se desarrollan destrezas más precisas, explica Silvia Álava.

“Los niños cuando son pequeños interiorizan a través de los juegos aquello que les ha ocurrido. Por ejemplo, es muy habitual que cuando los pequeños vienen del cole cogen todos sus muñecos y reproducen la clase. A través del juego comprenden e interiorizan aquello que todavía no saben explicar con palabras, lo que es vital para su desarrollo. El mundo es muy complejo y al final los niños van entendiendo como funciona reproduciéndolo”, explica la psicóloga del Observatorio del Juego Infantil.

3. Juegos Reglados

Con un 25 % , son aquellos que deben seguir una serie de instrucciones y turnos. Algunos ejemplos serían el ajedrez, la oca, el parchís y los juegos de cartas. Mediante estos aprenden a interiorizar normas, que más adelante pueden resultar fundamentales para la adquisición de los límites que rigen la vida en sociedad, aparte de diseñar estrategias y aprender a ganar y a perder.

4. Juegos tecnológicos

Estos son una proporción mínima y Silvia Álava los compara a cuando en la dieta consumimos azúcares (en forma de tarta, por ejemplo) que tienen que estar presentes pero de forma esporádica.

El tiempo recomendado depende de la edad, pero debería ocupar un 10 % respecto al resto de juegos. También hay que tener en cuenta el tipo de juego pues no es lo mismo que esté enfocado a aprender algo a que consista en un contenido más violento.

Por eso es importante seguir el indicativo del Código PEGI, que dice cual es la edad recomendada para dicho juego, aunque la psicóloga observa que los niños suelen meterse en juegos que no se corresponden con su edad.

“Es cierto que a los niños les gustan los juegos tecnológicos, pero el proceso de atención sostenida en este caso lo hace el videojuego porque son estímulos que cambian muy rápido a nivel audiovisual y auditivo. Está estudiado que introducen algo nuevo cada 4 o 6 segundos para que el cerebro esté siempre orientado a la novedad y no tengan que prestar su atención, lo que no contribuye a la maduración de la atención sostenida ni la función ejecutiva, que es fundamental”, apunta Silvia Álava.

Desarrollo de habilidades sociales

Uno de los principales beneficios del juego exterior es aprender a negociar, pues enseñan a acceder, a establecer reglas y a cooperar. Además, el establecimiento de normas en grupo contribuye a aceptar que si uno se salta las normas, el resto se enfada, lo que enseña al niño a adaptarse y aceptar las mismas normas que acepta el grupo.

También aprenden otras habilidades sociales básicas como la presentación que se da de una manera sencilla cuando un niño le dice a otro “¿puedo jugar contigo?”, nos explica la psicóloga.

Varios niños juegan en la playa de La Concha de San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta

Un debate abierto: la “gamificación” en la enseñanza

La “gamificación” (o ludificación en español) es un método que consiste en aplicar estrategias de juegos en contextos ajenos a estos con el fin de favorecer el aprendizaje y hacer de este una experiencia significativa y motivadora.

Ante el debate que suscita la aplicación de la ludificación en los centros educativos, Silvia Álava observa que las emociones agradables favorecen el aprendizaje mucho más que las emociones desagradables y por lo tanto, anima a que se fomente un aprendizaje divertido que estimule la curiosidad y las emociones agradables.

Sin embargo, esto no significa que haya que llevarlo al extremo, añade la psicóloga del Observatorio Infantil, pues también hay que enseñar a los niños a atender en clase y aprender a través del esfuerzo, el estudio y la memoria.

Se trata de combinar ambas facetas del aprendizaje: la que estimula la curiosidad y las emociones positivas con el trabajo de más memoria y atención. Habrá temas que se puedan enseñar jugando y otros donde el niño debe sentarse e “hincar codos”, añade la psicóloga.

Niños jugando al lego, lo que sería un juego libre de interior. EFE/Marta Pérez

El juego: un derecho de la infancia reconocido

El juego es un derecho reconocido por el artículo 31 de la Convención de los Derechos del Niño de 1989, el tratado internacional más importante con relación al reconocimiento de los derechos de la infancia.

De hecho, en el año 2013 el Comité de los Derechos del Niños de Naciones Unidas aprobó la Observación General nº17 sobre el derecho del niño al descanso, el esparcimiento y el juego, en la que instaba a los países miembros a respetar la necesidad de los niños a jugar.

La importancia del juego radica en que da paso a un buen desarrollo a nivel emocional, social y cognitivo. También procesa el razonamiento lógico, el pensamiento abstracto, la riqueza y fluidez de vocabulario, la organización espacial, la memoria y la empatía.

“Hay muchos países en guerra donde estos niños no están jugado, mientras que en otros países más occidentales como el nuestro, los niños también se ven privados del juego por la sobrecarga de actividades extraescolares o la sobreexposición a las pantallas, que hace que no estén jugando todo lo que deberían”, explica Silvia Álava.

Observatorio del Juego Infantil

El Observatorio del Juego Infantil es un instrumento de la Fundación Crecer Jugando dedicado al seguimiento, vigilancia y control de la aplicación de los derechos recogidos en dicha Convención. Su labor consiste en recopilar y contribuir a la difusión de todos los estudios e investigaciones cuyo contenido versa sobre el valor del juego y los juguetes.

“Rescatemos la importancia que tiene el juego tradicional, aprovechemos ahora que estamos en verano y hay más posibilidades al aire libre porque aunque se aburran al principio, siempre encuentran una manera de jugar. Me da mucha pena cuando me dicen que un niño de 8 años ya es muy mayor para jugar. Nos da la sensación de que los niños crecen muy deprisa y sí, crecen deprisa, pero es que a veces somos nosotros (los adultos) los que les estamos permitiendo que quemen etapas antes de tiempo”, concluye la psicóloga del Observatorio del Juego Infantil.

La entrada Un menú del juego saludable para niños se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

El hígado graso en edad temprana preocupa a los hepatólogos

Publicado

el

Por

Zona del higado via biliar y pancreas detalle efe Madaria 1 s6vw1e

Los hepatólogos alertan de que la epidemia de obesidad en edades tempranas, factor principal de riesgo del hígado graso, afecta ya al 30 % de los niños y adolescentes españoles.

El hígado graso es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grasa en las células hepáticas. Esta condición puede presentarse como hígado graso no alcohólico, que no está relacionada con el consumo de alcohol, o como hígado graso alcohólico, que sí está vinculado al consumo de alcohol.

Manuel Romero, presidente de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) advierte del aumento exponencial de estas cifras conforme se vayan manifestando las consecuencias de la epidemia de obesidad infantil.

Una enfermedad silenciosa

El gran reto con esta patología, como en general con todas las enfermedades del hígado, es que es silente.

Sus síntomas son inespecíficos y no se manifiestan hasta que el hígado presenta un daño elevado.

Además, en el caso de los niños, las pruebas de detección, a pesar de que han mejorado y simplificado enormemente la capacidad de diagnóstico, no se muestran tan fiables y precisas como en personas mayores.

Un diagnóstico temprano y especialmente en niños y jóvenes es esencial, pues un cambio en la dieta y la actividad física a tiempo en pacientes con enfermedad hepática metabólica permite revertir la enfermedad en más del 80 % de los casos.

Preocupación por la edad temprana

Los hepatólogos explican que en España el hígado graso se empieza a dar entre los 6-8 años y alcanza su mayor nivel de prevalencia ente los 10-12 años, mejorando en la adolescencia gracias a los mayores niveles de ejercicio físico.

“La irrupción de esta enfermedad en niños de 6-8 años es un fenómeno tan preocupante como inédito, ya que la prevalencia del hígado graso siempre se ha concentrado entre los 40 y los 80 años. La aparición de una prevalencia de hasta el 3 % en menores de edad augura una verdadera eclosión de esta patología en adultos”, explica la doctora Rocío Aller, secretaria científica de la AEEH.

En la actualidad, los profesionales estiman que el hígado graso afecta ya a más de 10 millones de españoles, de los que cerca de dos millones presentarían inflamación del hígado (esteatohepatitis) y, de ellos, 400.0000 presentarían ya una cirrosis hepática.

“Es duro decirlo, pero estamos fabricando enfermos. Si no cambiamos los hábitos de consumo y los estilos de vida, la obesidad y la tasa de diabetes se va a multiplicar y, con ellas, las de prevalencia del hígado graso”, indica el doctor Manuel Romero.

Complicaciones

El problema fundamental del hígado graso en un niño es que es un factor predictivo de riesgo para el desarrollo de complicaciones en la edad adulta.

El presidente de la AEEH señala que estas problemáticas pueden ir desde desarrollar una fibrosis avanzada y las complicaciones derivadas de ella hasta una cirrosis y la posibilidad de que se requiera un trasplante hepático.

Por otro lado, esta enfermedad puede progresar en la vida adulta a cáncer extrahepático y aumentar el riesgo de cáncer de páncreas, de colón y de mama en las mujeres.

Por último, también puede aumentar el riesgo cardiovascular y la posibilidad de tener un infarto o un ictus a lo largo de la vida adulta.

La solución: un estilo de vida saludable

Manuel Romero explica que el primer problema del hígado graso en menores es sobre todo el futuro, ya que en la edad adulta van a tener muchas posibilidades de desarrollar enfermedad hepática avanzada y otras complicaciones asociadas al hígado graso como la enfermedad cardiovascular o la neoplasia.

“Es muy importante concienciar a la sociedad, no solo a los niños y a sus padres, de que esto es un problema real y debemos incorporar a nuestra forma de vida un estilo saludable, basado en una dieta mediterránea y evitar productos ultraprocesados y bebidas azucaradas”, indica el presidente.

El hepatólogo afirma que está demostrado que si un niño de 10 o 12 años “se pone las pilas” y lucha contra la obesidad, perdiendo peso, haciendo ejercicio físico de manera regular y consumiendo una dieta equilibrada, el riesgo de padecer la enfermedad en la vida adulta disminuirá.

Además, el experto añade que la genética es un factor muy importante. Hay un gen PNPLA3 llamado gen de la adiponutrina que regula el riesgo de desarrollar hígado graso.

“Cuando un niño nace con este gen, resulta que si hace dieta y ejercicio con el paso de tiempo va a tener una mayor posibilidad de responder a la enfermedad que si no mantiene una vida saludable que provocará el efecto contrario”, subraya Romero.

Alarmante enfermedad hepática relacionada con el alcohol

A los especialistas, además del hígado graso, también les preocupa la enfermedad hepática relacionada con el consumo de alcohol.

Ambas enfermedades han desplazado a las hepatitis virales como principal causa de cancer de hígado, cirrosis e indicación de trasplante.

Además, la incidencia de estas dos patologías no solo está avanzando, sino que lo hace a edades cada vez más tempranas, como se ha mencionado anteriormente.

A los especialistas también le preocupa la enfermedad hepática relacionada con el alcohol. EFE/EPA/WAEL HAMZEH

Prevención y detección

Los hepatólogos explican que el objetivo fundamental es incidir en el cambio en los estilos de vida y comportamientos que están detrás del incremento de las enfermedades hepáticas no víricas.

Consideran esencial abordar de forma muy seria el consumo de alcohol en edades cada vez más tempranas.

Igualmente, los hepatólogos creen imprescindible intervenciones decididas en la prevención de la obesidad, que está detrás de la progresión del hígado graso.

En relación con la detección precoz, la AEEH hace hincapié en la necesidad de hacer un cribado de enfermedad hepática en todas las personas que presentan factores de riesgo, como la diabetes, obesidad o abuso en el consumo de alcohol.

“El principal mensaje que queremos trasladar es que la mayoría de las enfermedades del hígado pueden prevenirse y tratarse a tiempo y que para lograrlo lo primero es aumentar el nivel de conocimiento y concienciación por parte de todos, empezando por nuestros representantes políticos”, indica el presidente de la AEEH.

La entrada El hígado graso en edad temprana preocupa a los hepatólogos se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

40 años del primer bebé in vitro en España ¿Cómo ha cambiado esta técnica de reproducción asistida?

Publicado

el

Por

c0ea9f1c5b0f575e658d3a04d27f3c55eed30e1aminiw

Con motivo del 40 aniversario, en EFEsalud echamos la vista atrás e indagamos en cómo era la FIV entonces y cómo ha evolucionado en España esta técnica de reproducción asistida hasta ahora con métodos más seguros y eficaces.

El doctor Pedro Barri, presidente de la Fundación Dexeus Mujer y responsable del equipo médico que consiguió ese primer embarazo, recuerda, en declaraciones a EFEsalud, que hasta que se inició el camino de la moderna medicina de reproducción asistida, los tratamientos eran muy poco eficaces y “más de alquimia y curanderismo que de otra cosa”.

Louis Brown, la primera bebé probeta en el mundo

El nacimiento del primer bebé probeta en el mundo, Louise Brown, el 25 de julio de 1978 en Inglaterra, supuso “un antes y un después” en este campo. Fue posible gracias a la colaboración entre el médico Robert G. Edwards (que en 2010 ganaría el Premio Nobel de Medicina) y el ginecólogo Patrick Steptoe.

A partir de ese momento, cuenta Barri, quien tuvo la suerte y la oportunidad de aprender de Steptoe y Edwards, se produjo una “revolución médica”.

Victoria Anna Perea, posa junto al doctor Pedro Barri durante un acto. EFE/Andreu Dalmau

Varios grupos de médicos en España “con mucha ilusión y energía” se pusieron a trabajar para poder conseguir la misma hazaña que se había conseguido antes en Reino Unido, Estados Unidos y Australia.

El éxito de la reproducción asistida en España

“Y fue así. Empezamos a trabajar a la vez cuatro o cinco grupos y nosotros tuvimos la suerte de ser el primero -en la Clínica Dexeus de Barcelona- en obtener resultados un año antes que todos los demás grupos”, subraya Barri.

La reproducción asistida suponía un tratamiento médico para afrontar un problema médico como la esterilidad. En esa época hubo un debate amplio sobre ello, pero la aceptación “fue muy buena desde el principio”.

Además, incide Barri, la ley española de reproducción asistida en España, de 1988, “fue un factor a favor, porque fue muy abierta desde el principio, muy adaptada tanto a la realidad social de nuestro país, como a la tecnológica de la medicina de la reproducción”.

Después de eso, llegó en 1987 el primer nacimiento en España de un embrión congelado y un año después, en 1988, el primero por donación de óvulos.

De la laparoscopia a la punción

El presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), Juan José Espinós, explica a EFEsalud que el concepto de fecundación in vitro es el mismo de antes, lo que ha cambiado son los métodos para conseguirlo con el fin de ser más seguros para la mujer, con una tasa de embarazo superior y que todo el proceso sea lo más rápido posible.

EFE/Ralf Hirschberger

En esos años, los tratamientos hormonales que tenía que tomar la mujer para la estimulación ovárica eran orales, muy suaves y poco eficaces, “no existían otros”. Conforme fue pasando el tiempo, los fármacos pasaron a administrarse por vía intramuscular, con lo que debía hacerlo un profesional. En la actualidad se los administra la propia mujer cerca del ombligo, con una pluma precargada.

Una vez que se acababa el proceso de estimulación ovárica, los médicos extraían un óvulo de la mujer a través de laparoscopia, haciendo un pequeño orificio en el abdomen. Desde hace años la extracción se realiza por punción en el ovario, y la paciente a las pocas horas ya se puede ir a su domicilio.

Los fármacos

Los fármacos también han evolucionado, destaca Espinós.

“Cada vez hemos creado fármacos con menos impurezas que se puedan administrar por vía subcutánea, son auto administrables y todo ello, evidentemente, ha ido a favor de que la dosificación sea mucho más específica. Sabemos exactamente lo que estamos administrando. Antes, el cálculo de las dosis era más complicado”, abunda el presidente de la SEF.

Los embriones

Y las técnicas en el laboratorio también se han modernizado. Hace años, se implantaban tres embriones para tener más probabilidades de embarazo, lo normal ahora es que solo se implante uno.

Si antes ese embrión se implantaba a los dos días aproximadamente tras la fecundación, ahora se hace entre el quinto y sexto día, cuando el embrión esta en estadio de blastocisto.

Embriones vistos con una técnica que ha permitido a especialistas de medicina reproductiva captar los primeros momentos de la vida, desde la fecundación. EFE/ Arturo Wong

“Una de las razones por las cuales ha aumentado la eficiencia es porque han mejorado los métodos de incubación. Podemos mantener más tiempo los embriones fuera del lecho materno, lo cual nos permite seleccionarlos mejor. Cuanto más evolucionado está un embrión, mejor sabremos si realmente tiene mayor probabilidad de embarazo evolutivo”, detalla Espinós.

De hecho, la eficacia de los métodos de fecundación in vitro ha pasado de entre 10 y un 15 % a entre un 30 % y un 50 %, porcentajes que dependen de muchos factores.

El retraso de la maternidad en España

Uno de los principales es el mal funcionamiento ovárico como consecuencia de la edad de la mujer. Esta es la principal causa por la que las parejas acuden a los tratamientos de fertilidad, mientras que hace 40 años lo hacían por otros problemas que no tenían que ver con la edad.

Tanto Espinós como Barri hacen hincapié en este aspecto ya que posponer la maternidad es “el gran caballo de batalla” porque las parejas se plantean tarde tener hijos, cuando la calidad de los óvulos de la mujer cae en picado, a partir de los 35 años.

También de los hombres, puntualiza Barri, porque hay evidencia científica de que a partir de los 50 años empeora la calidad de su semen, lo que dificulta la fecundación.

“El escenario ideal sería conseguir que las parejas que quisieran tener hijos pudieran tenerlos entre los 25 y los 35 años, pero ¿cómo se hace? ¿cómo creamos las circunstancias? Hay que crear un entorno socioeconómico que permita que tengan hijos a esta edad. En España se destinan pocos recursos públicos de ayuda a la familia”, reflexiona el presidente de la Fundación Dexeus Mujer.

En el mismo sentido se pronuncia Espinós, quien incide en que recurrir a la reproducción asistida por causas sociales no es buena noticia.

“Las mujeres cada vez se quedan embarazadas más tarde, en parte porque está cambiando un poco la mentalidad de la población, pero en gran parte por los obstáculos que se encuentran desde el punto de vista de conciliar la vida laboral con la maternidad, lo que supone desde el punto de vista de la estabilidad económica de la familia”, destaca el presidente de la SEF.

Los datos

Según el último informe estadístico sobre técnicas de reproducción asistida del Registro Nacional de Actividad 2021-Registro SEF, que se elabora junto al Ministerio de Sanidad, en el que participan todos los centros de fertilidad españoles, en 2021 se realizaron un total de 165.453 ciclos de FIV y 33.818 inseminaciones artificiales.

Estas cifras suponen un 11, 7 % más con respecto a 2019 y un 29,8 % más que en 2020, año en el que se redujeron a causa de la pandemia.

Y estas técnicas han posibilitado el nacimiento de un total de 40.638 bebés, lo que representa un incremento del 33,3 % con respecto a 2020, y un total del 11,8 % de los nacimientos en toda España, según los datos de la SEF.

El aumento también se debe a la ampliación de modelos de familia que existen, especifica Espinós.

“Estamos hablando de mujeres solteras, o en pareja con otra mujer y eso también está proliferando de forma importante”, afirma.

El futuro de la reproducción asistida en España

De cara al futuro, Barri considera que los objetivos de los tratamientos de reproducción asistida sean lo más seguros posible y controlar los riegos genéticos que las parejas puedan tener, porque hoy en día existen medios de análisis para asegurar que los embriones que recibe la mujer son normales y se puedan minimizar de forma importante los riegos de cara al embarazo y futuro bebé.

Espinós incide por su parte en que la entrada de la inteligencia artificial, como en otros muchos campos, va a ayudar mucho, tanto desde el punto de vista diagnóstico, como terapéutico. En este sentido señala que favorecerá tratamientos aún más específicos, con probabilidades de gestación exitosa todavía más altas.

La entrada 40 años del primer bebé in vitro en España ¿Cómo ha cambiado esta técnica de reproducción asistida? se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

destacadas