Connect with us

Ciencia y Salud

Las herramientas curativas de la endoscopia digestiva

Publicado

el

Guías, pinzas de cazoletas para biopsias, de coagulación, de cocodrilo o de ratón, clips, cepillo de citología, asas de polipectomía, redes, cestas de Dormia, trípodes, agujas de esclerosis, polvos hemostáticos, sondas de Argón, esfinterotomos, estents de plástico y metálicos, balones inflables y dilatadores del conducto biliar son algunas de las herramientas endoscópicas.

“Hablamos de un instrumental imprescindible, mínimamente invasivo, para diagnosticar y tratar múltiples problemas o enfermedades gastroenterológicas, ya estén ocultas o produciendo síntomas más o menos graves”, subraya el director científico del Instituto Clínico del Aparato digestivo (ICAdig).

Doctor Marín Gabriel, una vez desvelados los secretos del endoscopio, ¿cuáles son los procedimientos frecuentes que se utilizan en la endoscopia digestiva?

“El procedimiento más cotidiano sería la toma de tejido para ser analizado al microscopio, la biopsia; y para esta técnica utilizamos una pinza endoscópica básica. Es de lo que hablan l@s pacientes cuando dicen a sus familiares… ‘Me han cogido una biopsia’.

La pinza tiene que ser lo suficientemente larga para que atraviese todo el canal del endoscopio, llegue a su punta y pueda ser manejada por el asistente del endoscopista.

Este tipo de pinza, de material metálico y que suele medir seis milímetros, tiene unas cazoletas de unos tres milímetros que se abren y cierran cuando el asistente acciona el mango de la propia pinza que se está utilizando a través del endoscopio.

En ocasiones, entre ambas cazoletas se incluye un pincho diminuto que permite fijar con mayor seguridad el tejido que se va a biopsiar dentro de la pinza con el fin de que no se desprenda al extraerlo de cualquier zona del aparato digestivo, más aún del estómago, el intestino delgado o el colon.

Dr. Marín, aclárenos qué papel juega el asistente de endoscopia

En realidad, el médico especialista lo que hace es pasar el material a través del canal de trabajo del endoscopio y ajustar su posición en la punta del endoscopio, según se necesite. Sin embargo, el resto del manejo del material es obra del asistente.

El personal de enfermería o auxiliar tienen aquí mucho mérito. Por eso, formarles y entrenarles adecuadamente y de manera específica en el mundo de la endoscopia es una prioridad para todas las unidades de endoscopia.

Cabe recalcar, a la vez, que casi todos los instrumentos y herramientas que empleamos en la endoscopia digestiva tienen un mango que el asistente debe accionar para poder usarse adecuadamente.

¿La pinza de biopsia es la única forma de extraer tejido del interior del tubo digestivo para analizar y diagnosticar el origen de una lesión?

La pinza de biopsia es la que nos proporciona el mejor material para un buen diagnóstico, pero el cepillo de citología, de material plástico rodeado de cerdas, también nos puede ayudar a obtener células de la pared del tracto gastrointestinal.

Este instrumento se usa para obtener tejido de lugares de difícil acceso, como el interior del conducto colédoco de la vía biliar que desemboca en el intestino delgado procedente del hígado y la vesícula biliar a través del páncreas.

Es muy típico usar un cepillo de citología cuando hacemos una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), técnica diagnóstica que se combina con rayos X para obtener imágenes de alta calidad de la anatomía de la zona.

También, nos puede servir para un diagnóstico rápido o urgente, como una infección en el esófago por hongos.

Resección con un asa para corte en frío de un pólipo en el colon para su posterior análisis anatomopatológico: se visualiza mejor con técnica cromoendoscópica virtual (tratamiento de la imagen en tiempo real -LCI en la imagen-), que se efectúa en el procesador de la endoscopia en función de las luces LED que se activan en el interior del tubo digestivo.

Doctor, ¿la resección de pólipos es habitual?

Para las polipectomías, muy habituales en la salas de endoscopia, usamos las asas, una especie de lazos de metal con una vaina plástica externa. Las hay de diferentes tamaños, formas y con diversos tipos de hilos metálicos que se conforman en trenzado.

El asa debe estar constituída por un material cuya flexibilidad y rigidez, a la par, tienen que ser suficientes para operar de manera fácil y eficiente en la zona tratada: si el asa metálica es muy blandita no se conseguirá cortar el pólipo.

¿Y los pólipos grandes también se sacan del tubo digestivo con las herramientas de la endoscopia?

Cuando la cantidad de tejido no es voluminosa se emplea la propia asa utilizada en la polipectomía; incluso el tejido extirpado se puede aspirar y recuperar a través del canal de trabajo del endoscopio.

Si el pólipo es de mayor tamaño necesitaremos una red o cesta de Roth: un lazo metálico con una malla que simula una red de pescar. Con ella podemos extraer tejidos de lesiones grandes, pero, a su vez, debemos retirar completamente el endoscopio del interior del tubo digestivo del paciente.

Disponemos de otros dispositivos parecidos como los trípodes (especie de pinza con tres patas), las pinzas de dientes de cocodrilo o diente de ratón, o las cestas de Dormia (herramienta con cuatro alambres que forman una especie de jaula vacía, sin red entre los barrotes).

Colocación de un hemoclip para cerrar un vaso sanguíneo dañado.

Doctor Marín Gabriel, ¿puede sangrar la zona del tubo digestivo cuando se realiza un procedimiento, por ejemplo una biopsia o la extirpación de un pólipo?

Tomar biopsias o extirpar pólipos de pequeño tamaño no provoca complicaciones salvo de forma excepcional, ya que son las técnicas más básicas y, por tanto, seguras de la endoscopia digestiva.

Aún así, cuando tratamos una úlcera o se realiza una polipectomía importante (resección mucosa) sí puede provocarse algún sangrado, aunque sea muy raro durante la toma de una biopsia, ya que se asemeja a un rasguño en la piel.

En todo caso, el mejor momento para que haya un sangrado relevante es justo cuando ejecutas el procedimiento, puesto que disponemos de muchas técnicas para detener el fluido sanguíneo.

De hecho, cuando el paciente llega a las urgencias hospitalarias sangrando por una úlcera gástrica o abdominal, podemos utilizar diferentes técnicas que cortan el sangrando.

Clips o pequeñas grapas: apéndices metálicos que se pueden abrir y cerrar para comprimir la zona que sangra. Se dejan fijas en la zona tratada. Con el paso de los días, al formarse la cicatriz, el clip se desprenderá espontáneamente.

Existen otro tipo de clips, más grandes, como una especie de cepos para aprisionar, que van montados en la punta del endoscopio. Se usan para sangrados muy significativos, sobre todo en el tratamiento de las úlceras.

Tratamiento de zona de sangrado en el aparato digestivo con polvo hemostático.

Polvos o geles hemostáticos: Se trata de sustancias que se liberan en la zona donde se está produciendo el sangrado y que favorecen que se forme un coágulo que detiene la hemorragia.

Técnicas de inyección con aguja de esclerosis: a través de esta aguja especial se pueden inyectar sustancias en el vaso sanguíneo abierto o a su alrededor para comprimirlo y cerrar dicho vaso.

La aguja está protegida dentro de un catéter para que no pueda dañar el canal de trabajo del endoscopio. La aguja se acciona para inyectar el tratamiento en la zona indicada, habitualmente una mezcla de suero con adrenalina.

Pinzas de coagulación. Se parecen a las pinzas de biopsia, pero, a su través, pasa una corriente eléctrica que permite coagular la zona que está sangrando.

Sondas de Argón: catéteres especiales a través de los cuales pasa un gas: el argón. Ese mismo catéter tiene un dispositivo en su punta distal que produce una chispa eléctrica.

Con la chispa, el gas se ioniza y hace que la corriente salte de la punta de la sonda hasta la mucosa, como una especie de diminuto rayo eléctrico, fulguración, que hace que la sangre se coagule inmediatamente.

Por supuesto, estas opciones terapúticas se pueden combinar para mejorar su eficacia final . L@s pacientes no deben preocuparse por un sangrado, ya que las complicaciones se resuelven sin necesitar cirugía u otro tipo de tratamiento.

¿Y qué sucede cuando se atasca un alimento o un objeto en el esófago?

Nos encontramos ante un accidente muy típico cuando l@s especialistas endoscópic@s estamos de guardia en las Urgencias de un centro hospitalario.

La persona tiene un estrachamiento en el canal esofágico generado por un alimento, un objeto o porque sufre la acción de una gran cantidad de reflujo gástrico, sobre todo en la zona baja del esófago o por esofagitis eosinofílica.

Pueden quedarse alimentos y objetos ingeridos en esas estrecheces provocando lo que llamamos una impactación, que es un problema que requiere atención urgente.

Con los trípodes, las redes o las cestas de Dormia podemos extraer esos alimentos que se han atascado o los materiales que el paciente haya tragado de forma voluntaria o accidental.

Además se usan pinzas para cuerpos extraños, que a veces incluyen un capuchón largo que colocamos en la parte delantera del endoscopio. Si aportamos suficiente capacidad de aspiración se puede extraer el alimento o pieza del esófago.

Una de las situaciones más peligrosas es la ingestión de pilas o baterías de juguetes normalmente protagonizados por menores.

Balón inflado con suero para tratar una zona con estrechez del aparato digestivo.

Una vez superado el momento de la urgencia estresante, se puede tratar esa estrechez, también por endoscopia. Para ello disponemos de los balones de dilatación.

Se trata de una especie de globo apepinado y desinflado que pasa a través del canal de trabajo del endoscopio. Una vez se llega a la estrechez, el balón se hincha con suero mediante una especie de pistola que controla la presión en el interior del balón.

Disponemos de balones de diferentes diámetros para poder ir dilatando poco a poco sin provocar daños internos al paciente.

Lo normal es que la estrechez se resuelva por medio de la dilatación, pero cuando esto no sucede puede ser necesario inyectar antiinflamatorios (corticoides) a continuación de la intervención.

Si el problema continúa, quizá habrá que aumentar el diámetro de la zona no reparada con unos bisturíes especiales (terapia incisional) o colocar una prótesis para distender esta parte del tubo afectado durante algunas semanas.

Prótesis en el colon para tratar una estrechez provocada por una cirugía de extirpación de cáncer: se estrechó el canal digestivo para unir dos partes sanas en esta parte del intestino grueso. La prótesis se liberó en el colon solucionando la obstrucción primaria.

¿Cómo son estas prótesis del aparato digestivo?

Son mallas de un metal especial llamado nitinol, aleación de níquel (Ni) y titanio (Ti). Su peculiaridad es que tiene “memoria de forma”. Son como un muelle. Su configuración original es la de un tubo del diámetro más adecuado.

La malla de ese metal, el nitinol, cuando esta fría se puede deformar y comprimir tanto que puede hacerse tan fina como para montarla en un catéter muy estrecho.

Ese catéter tan delgado pasa a través del endoscopio a la zona de la estenosis, donde se libera la malla ensanchadora.

Al liberarse la prótesis del catéter, el nitinol se expande y, con el aumento de la temperatura que recibe la prótesis dentro del tubo digestivo, alcanza su tamaño original, dilatando consiguientemente la estrechez.

La prótesis se puede extraer con unas pinzas varias semanas después del tratamiento con otra endoscopia digestiva.

Acción del balón de Farty durante la extracción de una piedra, litiasis, del canal de la vía biliar. Todas las imágenes están cedidas a EFEsalud por el Dr. Marín Gabriel.

Dr. José Carlos Marín Gabriel, para finalizar la entrevista EFEsalud, para qué se emplea la herramienta de endoscopia esfinterotomo?

Para acceder a la vía biliar desde el tubo digestivo (papila de Vater del duodeno) necesitamos instrumentos muy especiales y el esfinterotomo es la herramienta básica de esta prueba terapéutica.

Mediante un catéter se inyecta contraste para resaltar la zona de la salida de la vía biliar. Con un alambre de corte se hace una pequeña incisión en este punto para facilitar la extracción de las piedras que puede haber en su interior.

Es como el cortecito que hacen l@s ginécolog@s a la embarazada durante el parto (episiotomía) para facilitar el nacimiento del bebé.

A continuación, con las piedras ya a la vista, entra en el terreno endoscópico el balón de Fogarty, que permite sacar este tipo de residuos orgánicos de la zona de esta zona biliar.

Se pasa el catéter por encima de la piedra con el balón deshinchado. Luego se hincha y, al dirigir el balón hacia el canal del tubo digestivo, arrastra la piedra. Con el balón de Fogarty empujamos la piedra desde atrás hacia el orificio de salida natural.

Es un procedimiento muy interesante”, concluye.

En el próximo videoblog de Aparato Digestivo abordaremos otra entrevista en línea sobre los mitos más habituales que se relacionan con la endoscopia digestiva.

La entrada Las herramientas curativas de la endoscopia digestiva se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Las emociones y el mundo online y offline de nuestro cerebro

Publicado

el

Por

La conexión entre el cerebro y las emociones es una de las más estudiadas en el ámbito de la neurociencia. Con la era de internet y especialmente de las redes sociales nuestra forma de relacionarnos ha cambiado por completo haciendo que también se transforme nuestra forma de expresar y sentir las emociones.

Raquel Mascaraque, es periodista especializada en neurociencia, publicista y comunicadora. Tras terminar las licenciaturas de Publicidad, Periodismo y Comunicación Audiovisual, siguió su formación con un máster de neuromarketing donde descubrió que el cerebro es fascinante y empezó a estudiar todo lo que pudo acerca de él.

Para completar su formación, ha realizado varios cursos de psicología emocional en la Asociación Española de Psicología Sanitaria.

«¡A cerebrar! Un viaje por tus emociones a través de la neurociencia» es el título de su libro en el que, a través de diferentes capítulos, reflexiona sobre el mundo de los sentimientos y las emociones, desde la tristeza hasta la felicidad, analizando cómo han cambiado con las redes sociales y el mundo offline, con el objetivo último de conocernos mejor.

Conexión cerebro-emoción

A lo largo de la historia muchos expertos de la salud y de otros sectores como filósofos, pensadores, sociólogos… han intentado averiguar, describir y explicar el porque de las diferentes emociones y el impacto que tienen en nuestras vidas.

«No hay emociones positivas o negativas. Hay emociones que nos hacen sentir bien, emociones que nos cuesta mucho más procesar, pero cada una de las tiene una función evolutiva y nos ayudan en la supervivencia», señala la autora.

La emoción, señala Raquel, es algo que no podemos controlar, viene implícito en el ser humano como si estuviésemos programados para sentirlo, como si fuera un programa de ordenador y todo el mundo ejecutara de la misma manera.

«Por un lado tenemos la teoría de la emoción universal de Paul Ekman, dice que todo el mundo tenemos las mismas emociones. Da igual la cultura, el lenguaje, el género, las emociones son universales y están en ese sentido fuera de nuestro control», resume.

«Por otro lado, está la vertiente de Lisa Feldman, conocida como la teoría de la emoción construida, que sostiene que las emociones en nuestro cerebro se construyen según vamos necesitándolas. De hecho, defiende que las emociones no siempre siguen el mismo patrón como sí afirma Ekman», aclara Raquel Mascaraque.

Cerebro y emociones en modo online

En los últimos años, nuestra manera de relacionarnos con el mundo y con las personas que nos rodean ha cambiado mucho debido a la tecnología.

«Ahora además de las amistades propias que podemos tener en nuestro entorno, hay que sumarle todas aquellas que tenemos en el mundo de internet creándose así sentimientos a nivel offline y online.», sostiene Raquel Mascaraque.

En definitiva, el mundo online nos ha capturado y forma parte de toda nuestra realidad. Ahora en el mundo de las emociones también entran en juego las redes sociales, las videollamadas, el teletrabajo, el WhatsApp…

Pero, ¿qué diferencia hay en tu cerebro cuando vives online?

Lo que pasa, según la autora, es que sientes en tu vida online exactamente lo mismo que en tu vida offline.

«En tu vida online te enamoras en aplicaciones para ligar, te ríes compartiendo memes en Instagram, lloras cuando te hacen bulling en comentarios de TikTok o de otra red social, sientes envidia cuando los demás suben fotos de vacaciones o en un concierto al que no has podido ir. Ahora en internet reímos, lloramos, sentimos miedo, decepción… exactamente las mismas emociones que en el mundo real y eso puede llegar a ser muy confuso.», afirma Mascaraque.

Raquel Mascaraque, la autora del libro «¡A cerebrar!». Imagen cedida.

Encajar o no encajar

«Como animales sociales que somos, necesitamos ser aceptados en sociedad y relacionarnos en sociedad», afirma la divulgadora.

La autora explica que conectar con otra gente nos hace liberar dopamina y que nuestro cerebro está preparado para que le importe la opinión de nuestro circulo más cercano, de encajar en nuestro pequeño mundo.

Sin embargo, nuestro cerebro no esta preparado para gustar y encajar a cientos o miles de personas que están detrás de las redes sociales.

En este sentido, al miedo al rechazo a no encajar en el mundo offline ahora se le suma el mundo online, donde todo es mucho más irracional y sobre todo difícil de controlar.

Emociones y likes en el cerebro

«No es que las redes sociales sean el demonio, pero siempre va a depender de cómo las utilicemos», sostiene.

En la era digital, explica Raquel Mascaraque, los likes se han convertido en abrazos virtuales, en felicitaciones online o en esa palmadita en la espalda en señal de aprobación que recibiríamos en la vida offline.

De este modo, la realidad se crea en base a esta falsa percepción y recibimos esos pequeños premios en forma de me gusta que liberan en nuestro cerebros.

La conexión de los likes con las emociones cada día es mas directa. Mascaraque expone que la realidad acaba distorsionándose en el mundo online al confundirse los likes con emociones reales.

«El hecho de dejar de recibir likes, de sentirse rechazado por la comunidad online genera depresiones, trastornos, efectos dañinos en la salud mental, sobre todo de los más jóvenes», concluye.

La entrada Las emociones y el mundo online y offline de nuestro cerebro se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

El 30 % de los periodistas sanitarios cambiaría de trabajo y casi un 15 % dejaría la especialización

Publicado

el

Por

El Cuarto Barómetro de Periodismo Sanitario es un informe elaborado por la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS) que traza una radiografía de la situación de la comunicación sanitaria en España desde la óptica de los periodistas sanitarios.

Entre los datos más destacados cabe señalar el elevado descontento general entre los profesionales (más de un 30 % de los periodistas sanitarios cambiaría de trabajo).

Estas cifras han sido presentadas por la presidenta de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), Graziella Almendral, y el director del Grupo Análisis e Investigación, responsable del Monitor de Reputación Sanitario (MRS), José María San Segundo.

Como continuidad del Primer Barómetro de Periodismos Sanitario realizado en 2019, esta cuarta edición cuenta con la participación más alta hasta la fecha, un total de 180 profesionales asociados a ANIS que desempeñan su labor en medios de comunicación y agencias de prensa, gabinetes de prensa de instituciones o centros sanitarios públicos, agencias de comunicación y gabinetes de comunicación o marketing de farmacéuticas o fabricantes.

Condiciones laborales de los periodistas sanitarios

La mayoría de los periodistas sanitarios desempeñan su labor en medios de comunicación y agencias de prensa (19,7%), gabinetes de prensa de instituciones o centros sanitarios públicos (17,9%), agencias de comunicación (17,1%), gabinetes de comunicación o marketing de farmacéuticas o fabricantes (15,4), entre otros ámbitos.

Parte de la insatisfacción con sus empleos se sustenta en la especialización que ha ido en constante aumento. Por otro lado, la carga de trabajo también ha aumentado.

En este mismo sentido, José María San Segundo ha recalcado que, según los datos del informe, como conclusión general puede aseverarse que la del periodista sanitario es “una profesión considerada pero poco reconocida y mal retribuida”.

Por ello, el 50,6 % señala que el incremento de trabajo a partir de la pandemia mundial por COVID-19 no ha ido acompañado de una mejora de las condiciones. De hecho, ocurre justo al contrario: el 14,6 % incluso reporta una reducción de la retribución y el 15,7 % ha sufrido la pérdida de su trabajo.

Tipo de contrato y retribución

Gracias a la participación de los encuestados en el Barómetro, se extrae la conclusión de que el prototipo de profesional de la información sanitaria es una persona que lleva 20,3 años trabajando en periodismo y 16,1 en el ámbito de la información sanitaria.

Un profesional con contrato indefinido a tiempo completo tiene una retribución media neta de 2.131 euros mensuales.

Llama la atención la disminución del trabajo temporal de un 10,7 % en 2022 hasta un 2,6 % en 2023. El salario medio baja un poco y se aprecia una disminución en los de menos de 1.000 € y en los de más de 3.000. No obstante, suben los de 2.500 a 3.000€.

Teletrabajo

El teletrabajo se ha implantado en el periodismo sanitario.

Ahora predomina la modalidad híbrida. Además, aunque a veces aumenta la carga de trabajo, los profesionales prefieren mantenerlo.

Respecto al futuro del periodismo sanitario no hay duda de su importancia: es una necesidad que cada vez está más vigente.

Gráfico sobre la modalidad de trabajo de los periodistas sanitarios, extraído del Cuarto Barómetro de Periodismo Sanitario.

Más trabajo sin mejorar condiciones

Siete de cada diez, considera que los acontecimientos de los últimos años como por ejemplo la COVID-19 han servido para aumentar la vocación de futuros informadores de salud.

Sin embargo, el 21,6 % piensa que la pandemia no ha cambiado la vocación de futuros informadores de la salud y un 10,3 % piensa que ha sido negativo.

Además, al unirse las complicaciones económicas, la perspectiva temporal laboral cae en picado, según muestra el informe, y las condiciones laborales empiezan a ser claramente negativas.

El 30,4 por ciento de los periodistas sanitarios desea cambiar de trabajo en estos momentos. Imagen cedida.

Valoración del ejercicio profesional

En cuanto al rigor informativo, el barómetro de ANIS, refleja que los periodistas siguen teniendo como referencia la prensa especializada con un 8,47 sobre 10, seguida de los medios nacionales (7,16), las emisoras de radio (6,96), los medios 100 % digitales (5,91) y las cadenas de TV (5,84), en unas valoraciones que, en todos los casos, han mejorado respecto a la anterior edición del estudio.

Los profesionales de las agencias de comunicación afirman tener una menor libertad a la hora de escoger temas propios y un reconocimiento profesional más limitado.

No obstante, los periodistas que trabajan en los gabinetes de instituciones o centros públicos son los que más bajo puntúan su libertad de expresión.

La entrada El 30 % de los periodistas sanitarios cambiaría de trabajo y casi un 15 % dejaría la especialización se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

La infancia, el debut de algunas enfermedades reumáticas

Publicado

el

Por

En este Simposio de Enfermedades Reumáticas y Enfermedades Autoinmunes Sistémicas de la Sociedad Española de Reumatología se han abordado diferentes temas relacionados con la especialidad.

El mito de las enfermedades reumáticas en la infancia

Un mito muy común sobre las enfermedades reumáticas es que tan solo aparecen en adultos. A menudo, se comenta que estas patologías son consecuencia del «devenir del tiempo».

Sin embargo, esto no es cierto. Hay más de 200 enfermedades reumáticas, muchas de las cuales debutan en la infancia pudiéndose llegar a convertir en enfermedades crónicas.

La doctora Sagrario Bustabad, presidenta de la SER y jefa del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Canarias, resaltó: «A pesar de que durante las últimas décadas se han producido avances muy significativos en las terapias, hasta un 40-50 % de los casos de niños y adolescentes que padecen enfermedades reumáticas precisan continuar con sus tratamientos en la edad adulta. Cabe recordar que en España hay entre 8.000 y 10.000 niños que padecen una enfermedad reumática»

Enfermedades reumáticas en la infancia

La artritis idiopática juvenil (AIJ) es la enfermedad reumática más frecuente en edad pediátrica. Se estima que afecta a uno de cada 1.000 niños en España. Sin embargo, enfermedades idiopáticas conocidas como el lupus o las uveítis son también susceptibles de ser diagnosticadas en la infancia. Es muy importante, por tanto, conocer bien los síntomas para lograr un diagnóstico temprano.

“Algunos de los síntomas que pueden alertar a los padres para acudir al médico de Atención Primaria son el dolor, la inflamación en las articulaciones, un cansancio atípico o cojera (…) el lupus eritematoso sistémico (LES) es más frecuente en niñas, pero los niños tienden a tener afectación renal en un mayor porcentaje de casos, pudiendo empeorar el pronóstico a corto y largo plazo. De forma similar, la uveítis anterior crónica asociada a la artritis idiopática juvenil aparece predominantemente en niñas, pero tiene peores resultados visuales en niños porque suelen aparecer más complicaciones”, explica la especialista en reumatología pediátrica.

La doctora recordó que, tras el diagnóstico y la deriva a los Servicios de Reumatología, los niños obtienen un tratamiento adecuado y pueden llevar una vida normal. Deberán mantener unos hábitos saludables y adherirse al tratamiento farmacológico.

Imágenes realizadas por el artista Javirroyo para el simposio de enfermedades reumáticas

Imágenes realizadas por el artista Javirroyo para el simposio de enfermedades reumáticas

Imágenes realizadas por el artista Javirroyo para el simposio de enfermedades reumáticas

Enfermedades autoinmunes

Otro de los temas abordados en este simposio de la SER fueron las enfermedades autoinmunes. En España, uno de cada cuatro adultos padece una enfermedad reumática, lo que supone casi 11 millones de personas. Pese a esto, hay una gran escasez de reumatólogos y los requerimientos asistenciales pueden llegar a ser insuficientes.

Además hay ciertas patologías reumáticas como las ERAS (enfermedades reumáticas autoinmunes sistémicas) que afectan a personas jóvenes. La doctora Bustabad recalcó la necesidad de que los reumatólogos estén «al día » en estas patologías.

Principales avances y retos en las ERAS

La doctora María Luz García Vivar, jefa del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Basurto, ha asegurado en el simposio que es muy probable que exista un infradiagnóstico en cuadros menos prevalentes de ERAS y un diagnóstico tardío en algunas vasculitis.

Asimismo, indicó que «se sigue avanzando de forma significativa en el conocimiento, se mejora la clasificación de las diferentes enfermedades autoinmunes sistémicas, se utilizan índices de actividad y de daño orgánico para ajustar el tratamiento de forma adecuada, etcétera. Además, se ha estandarizado el manejo integral del paciente y diversificado las opciones de tratamiento, permitiendo utilizar los corticoides en menores dosis y durante períodos más cortos».

(Izq. a dcha.): Dra. Sagrario Bustabad Reyes, presidenta de la SER; la Dra. Mª Luz García Vivar, del Comité organizador local del IX Simposio SER de EAS y la Dra. Nuria Vegas Revenga, presidenta de la Sociedad de Reumatología de Euskadi.

ERAS en cifras y diferencias por sexos

Las patologías reumáticas en general y, en concreto, las enfermedades reumáticas autoinmunes sistémicas (ERAS) son más frecuentes en mujeres que en hombres.

De hecho, se estima que aproximadamente un 4 % de la población mundial tiene alguna ERAS y que, de ese total, el 75 % son mujeres. Esto hace un proporción de diez mujeres frente a un hombre.

La doctora Blanca Hernández, reumatóloga del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, ha subrayado que «lo más relevante es que en los países desarrollados son la principal causa de mortalidad en mujeres menores de 65 años y ocasionan gran morbilidad».

También ha resaltado que existen diferencias en la aparición de síntomas entre hombres y mujeres. El desarrollo de la enfermedad y su afectación dependen del sexo del paciente.

Así, la espondiloartritis, la afectación axial y la artritis destructiva periférica son más comunes en varones. En las mujeres cursan con peor función física y calidad de vida, en general.

Principales datos recogidos

Según los últimos estudios, el síndrome de Sjögren primario afecta a diez mujeres por cada hombre, el lupus eritematoso sistémico (LES) y la colangitis biliar primaria a diez mujeres por cada dos hombres. Del mismo modo encontramos diferencias en el síndrome de antifosfolípido que afecta a nueve mujeres por cada hombre, en la enfermedad tiroidea autoinmune que cuenta con una relación de diez mujeres por cada tres hombres y la proporción en esclerosis sistémica y miastenia gravis que es de seis mujeres por cada hombre.

En el caso de las vasculitis hay más variabilidad, aunque la afectación sigue siendo mayor en las mujeres que en los hombres.

Diagnóstico, evolución y pronóstico

Tal y como expuso la doctora Hernández en la ponencia del simposio, «se empiezan a definir diferencias en la farmacocinética y la farmacodinámica de, por ejemplo, los fármacos biológicos tipo TNFI y otras inmunoterapias, que en algunos estudios tienen tasas de respuesta menores en mujeres (…)».

Asimismo, ha resaltado que también se han observado diferencias en la presencia de comorbilidades. Por ejemplo, la cardiopatía isquémica y la insuficiencia cardiaca se diagnostican y tratan menos en mujeres que en hombres y la osteoporosis a la inversa.

Las mujeres tienen, en general, más depresión, más cansancio, dolor y fibromialgia derivado de las ERAS, pero también cuentan con una mejor respuesta a la vacunación.

En cuanto a la evolución, parece que este tipo de enfermedades cursan de forma diferente, “Sin embargo, los estudios para identificar estas diferencias a menudo se ven confundidos por otras variables como el nivel sociocultural, el acceso a un adecuado diagnóstico, el tratamiento, etc.”.

Asimismo, el pronóstico en algunas patologías, como el LES, es peor en hombres. En otras, como la artritis reumatoide, es peor en las mujeres.

Medioambiente y salud

Con motivo del simposio de enfermedades reumáticas y dado el compromiso que la SER tiene con el
medioambiente, tuvo lugar un evento para revertir el impacto negativo de la contaminación, y se plantaron robles en el parque Etxebarria, en colaboración con el Ayuntamiento de Bilbao.

El medioambiente tiene un impacto directo en la salud de la población. Además, las repetidas olas de calor han manifestado la necesidad de actuaciones como esta para personas que sufren ciertas patologías.

La doctora Nuria Vegas, presidenta de la Sociedad de Reumatología de Euskadi, indicó: «Es conocidísimo el riesgo de los pacientes de lupus eritematoso sistémico a la exposición de la luz ultravioleta, que cursa con aumento de la fotosensibilidad y de la actividad sistémica».

Esta colaboración entre la SER, el Ayuntamiento de Bilbao y la Sociedad Reumatológica de Euskadi, ha estado enfocada al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La entrada La infancia, el debut de algunas enfermedades reumáticas se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

destacadas