Connect with us

Ciencia y Salud

Guía para cuidadores y personas con alzhéimer  

Publicado

el

El impacto del diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer no sólo afecta a la persona afectada, sino que engloba todo el entorno, a los cuidadores que, en un 80 % de los casos, es la familia.

Además, la persona cuidadora principal le dedica una media de 15 horas diarias, los siete días a la semana, un tiempo que durante el confinamiento se elevó hasta las 18 horas diarias.

Este cuidado puede suponer que muy a menudo se generen inseguridades y temores, en muchas ocasiones por falta de conocimiento.

Esta responsabilidad, a menudo asumida de manera voluntaria o involuntaria, implica enfrentarse a dudas, incertidumbres y temores sobre el futuro, así como la constante inseguridad sobre si se está proporcionando la mejor asistencia posible. 

Por este motivo, la Fundación Pasqual Maragall con el apoyo de la Diputación de Barcelona, ha elaborado una guía con toda la información necesaria sobre el cuidado de los cuidadores de los pacientes con alzhéimer y sobre la propia atención de estos enfermos como por ejemplo: identificar indicadores de sobrecarga y aprender a afrontarlos o comprender mejor la enfermedad y las reacciones de los pacientes para mejorar la calidad de las atenciones.

Elena de Andrés, psicóloga y terapeuta de la Fundación Pasqual Maragall, afirma: «Esta guía se convierte en una herramienta para todas las familias que cuidan a una persona con alzhéimer porque en un solo documento encuentran información de interés, así como recomendaciones para empoderarse y decidir pasos a seguir al mismo tiempo que cuidarse a sí mismos».

El impacto personal de cuidar a un ser querido con alzhéimer

Cuidar y atender las necesidades de un familiar que padece esta enfermedad supone hacer frente a diferentes sentimientos. En este proceso, se incluye encajar el impacto del diagnóstico, gestionar los propios sentimientos y asumir la necesidades de aprendizaje continuo.

Esta situación puede pasar factura a la persona cuidadora y se conoce como el síndrome de sobrecarga del cuidador porque alude al estado de agotamiento, tanto emocional como físico, que experimentan los cuidadores.

Algunos de los síntomas más importantes del síndrome de sobrecarga del cuidador son los siguientes:

Problemas de sueño

Disminución o abandono de las aficiones

Desinterés por vivir nuevas experiencias

Aislamiento social

Elevada irritabilidad

Dolores o molestias sin tener un problema de salud aparente

Niveles de estrés y ansiedad elevados

Consumo de ansiolíticos o antidepresivos

Por eso, el síndrome de sobrecarga del cuidador supone un riesgo para la salud de quien cuida y puede afectar a la atención que proporciona a su ser querido.

En la fase
moderada la
persona con
Alzheimer
necesitará más
ayuda por lo
que aumentará
la dependencia
de su cuidador. Imagen extraída de la guía.

Consejos para los cuidadores de alzhéimer

Los cuidadores de personas con alzhéimer deben comprender que su nuevo rol ha de integrarse en el marco de su contexto de vida, atendiendo también a las propias necesidades físicas, sociales y emocionales para evitar que su salud y bienestar dependa exclusivamente del familiar enfermo.

Algunos consejos que se ofrecen en la guía de la Fundación Pasqual Maragall para el autocuidado de los cuidadores son:

Cuidar el cuerpo: Dormir lo suficiente, hacer ejercicio físico regularmente, practicar la relajación, llevar a cabo una vida activa…

Cuidar las emociones: Aceptar los sentimientos negativos es clave para aprender a gestionarlos y vivir más intensamente los positivos. El cuidador de una persona con alzhéimer puede experimentar cambios de humor, irritabilidad o nerviosismo. Conocer la evolución de la enfermedad y comprender que ésta puede desencadenar una diversidad de emociones y sensaciones en otras personas, será de ayuda para enfrentarse con más entereza a situaciones conflictivas.

Cuidar las relaciones y mantener la vida social: Inmerso en la tarea de atender a su familiar, el cuidador puede tender a aislarse, abandonar otras actividades o alejarse de sus amistades. Buscar apoyo familiar y social ayudará a evitar el aislamiento del cuidador. Pedir ayuda no es síntoma de debilidad y aceptarla tiene una gran utilidad como herramienta terapéutica.

Gestiona la culpabilidad y la tristeza: Los cuidadores se suelen sentir culpables, por ejemplo, cuando no entienden lo que el enfermo les pide o les dice. Este sentimiento es agotador y es necesario identificarlo para poder compartirlo y después gestionarlo. Por otro lado, la tristeza no se puede esquivar. Hay que intentar encontrar motivos de alegría en la situación y pensar habitualmente en ellos.

Es conveniente estar atentos a la
evolución de la enfermedad e ir
adaptando los cuidados. Imagen extraída de la guía.

Pautas para facilitar el cuidado de personas con alzhéimer

Asimismo, desde la Fundación Pasqual Maragall han recogido en su guía una serie de pautas para facilitar el cuidado de los afectados y a la vez fomentar su independencia:

Simplificar: generar entornos sencillos, ordenados y poco cargados.

Solo supervisar, mientras sea suficiente: No hay que anticiparse a la incapacidad. Una persona afectada de alzhéimer, sin presión y con paciencia, suele hacer muchas más cosas de las que su cuidador espera.

Fraccionar: fragmentar en pequeños logros las actividades cotidianas, procurando que se haya completado un paso de la actividad antes de continuar con el siguiente.

Dar tiempo: evitar darle prisas y planificar las rutinas contando con un amplio margen de tiempo para su realización.

Ayudar, pero no resolver: potenciar al máximo la autonomía de la persona con alzhéimer, así como su autoestima y su sentimiento de utilidad y seguridad en sí misma.

Mantener las rutinas: facilitan la previsión de lo que va a suceder a lo largo del día. No obstante, no hay que ser excesivamente rígido y optar por cierta flexibilidad si la persona se muestra inquieta en exceso y se niega a cooperar.

Fomentar la actividad física y la estimulación cognitiva y funcional: tratar que la persona con alzhéimer participe, con las adaptaciones necesarias, en las actividades cotidianas con tiempo de descanso y de ocio.

La entrada Guía para cuidadores y personas con alzhéimer   se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Detalles de la gripe aviar: La transmisión de la variante H5N1 a humanos inquieta a la OMS

Publicado

el

Por

Aunque la gripe aviar puede pasar del animal al hombre, actualmente no existe evidencia de que este virus se transmita de persona a persona, una posibilidad que genera inquietud entre los científicos.

En cambio, lo que sí se ha constatado es que la variante H5N1 tiene una mortalidad muy elevada entre las personas que se han contagiado por su estrecho contacto con aves contaminadas, en la gran mayoría de casos.

«Pienso que es una enorme preocupación», ha asegurado en un encuentro con periodistas el científico en jefe de la OMS, Jeremy Farrar.

Desde 2003 hasta el pasado 1 de abril, se han notificado en todo el mundo un total de 889 casos y 463 muertes, lo que indica una tasa de mortalidad del 52 %.

Frente a esta evolución, Farrar señaló que ahora será importante determinar cuántas infecciones humanas con el virus H5N1 están pasando desapercibidas porque es en esta situación que se afronta el mayor riesgo de una mutación del virus.

Las mutaciones siempre son causa de preocupación pues en uno de esos cambios el virus puede adaptarse mejor al ser humano y su transmisión entre personas puede ser más fácil.

Transmisión de la gripe aviar

La manera más común por la que el virus se introduce en un territorio es a través de aves silvestres migratorias, según información de la OMS.

El virus de la gripe aviar puede llegar a nuevos territorios transportado por aves migratorias. EFE/EPA/ADAM VAUGHAN

En el caso de los virus de la gripe aviar, el principal factor de riesgo de infección en seres humanos parece ser la exposición a aves de corral infectadas, vivas o muertas, o a entornos contaminados, como los mercados de aves vivas.

Otros factores de riesgo incluyen el sacrificio, el desplume y la manipulación de carcasas de aves de corral infectadas, y la preparación de las aves para el consumo, en particular en los hogares.

El principal factor de riesgo para la transmisión de aves a humanos es el contacto directo o indirecto con animales infectados o con ambientes y superficies contaminadas por heces.

El desplume, la manipulación de cadáveres de aves de corral infectadas y la preparación de aves de corral para el consumo, especialmente en entornos domésticos, también pueden ser factores de riesgo.

Síntomas en las personas contagiadas

Cuando la gripe aviar es transmitida al ser humano, los síntomas en las personas son similares a los de gripe de las personas y pueden variar desde una infección leve de las vías respiratorias superiores hasta una neumonía grave que derive en complicaciones respiratorias agudas.

En general cursa con:

Fiebre alta y tos

Dolor de cabeza

Dolores musculares

Secreción nasal

Dolor de garganta

Diarrea

Tratamiento

El tratamiento varía y se basa en los síntomas, según el portal MedlinePlus, el banco de datos médicos del Gobierno de Estados Unidos.

En general, el tratamiento con el medicamento antiviral oseltamivir (Tamiflu) o zanamivir (Relenza) puede disminuir la gravedad de la enfermedad. Para que estos medicamentos funcionen, es necesario comenzar a tomarlos en las 48 horas siguientes después del inicio.

La entrada Detalles de la gripe aviar: La transmisión de la variante H5N1 a humanos inquieta a la OMS se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

La desconfianza sobre las vacunas se expande en redes

Publicado

el

Por

El informe «Confianza en la Vacunación en la Red», realizado por el Instituto #SaludSinBulos y 202 Digital Reputation recoge información sobre el impacto de la desinformación en vacunas en redes sociales, con el estudio de más de 24.000 conversaciones, pero también en foros y noticias online.

Esta investigación refleja que más de un 66 % expresa un sentimiento negativo hacia las vacunas.

Más de 7.400 conversaciones en redes utilizan el término «repentinitis» acuñado por los «antivacunas» que se refiere a las muertes repentinas atribuida a las vacunas, aunque tales afirmaciones no se basan en fundamentos científicos.

De hecho, #Repentinitis es el hashtag más empleado en temas de vacunación en la red “X”, antes Twitter, con seis mil menciones.

Imagen del informe «Confianza en la Vacunación en la Red». Foto cedida.

Principales bulos difundidos

Según el informe de #SaludsinBulos, esto son algunos de los contenidos negativos detectados en redes y otros medios analizados:

La vacuna MMR (sarampión, paperas y rubéola) tiene una relación directa con el autismo.

La proporción de timerosal (conservante que contiene mercurio) presente en las dosis es peligrosa.

Las vacunas debilitan el sistema inmunológico en lugar de fortalecerlo.

El sarampión ha aumentado en la misma proporción que el número de la triple vírica, además de que hay supuestos casos en los que no ha resultado ser esterilizante.

Las vacunas pueden causar enfermedades peligrosas.

Hay enfermedades erradicadas y por lo tanto, la vacunación ya no es necesaria.

La vacuna de la tosferina, protagonista de las conversaciones

La vacuna contra la tosferina acapara más del 43 % de las conversaciones, de las que el 27 % son negativas y contribuyen a la desinformación al afirmar que, en lugar de prevenir la enfermedad, puede aumentar los casos.

El informe también apunta a otras vacunas que provocan desconfianza:

MMR (Vacuna contra el sarampión, la paperas y la rubéola)

VPH (Vacuna contra el virus papiloma humano)

INFLUENZA (Vacuna contra la gripe)

ROTAVIRUS (Vacuna contra el virus rotavirus)

TDAP (Vacuna contra el tétanos, la difteria y la tosferina)

Principales efectos de la desinformación

Esta desinformación sobre las vacunas en redes provoca una inquietud por la preservación de la autonomía personal y libertad de elección en los usuarios. Además, el pensamiento predominante es que las vacunas producen el efecto contrario y aceleran la enfermedad.

Tales desinformaciones generan prejuicios, como reducir las vacunas a un negocio farmacéutico, puesto que se refleja en un sentimiento negativo hacia las farmacéuticas del 100 %.

“Los negacionistas aprovechan cualquier suceso adverso, tenga o no que ver con las vacunas, para relacionarlo con estas, ya sea el fallecimiento de un famoso o el repunte de una enfermedad, y lo hacen apelando a las emociones primarias, como el miedo, lo que les da muy buenos resultados”, asegura Carlos Mateos, coordinador del instituto #SaludsinBulos.

Según el informe del Estado Mundial de la Infancia realizado por UNICEF en 2023, “hay indicios preocupantes de que la confianza en las vacunas está disminuyendo en algunos países”.

El sarampión es
una enfermedad muy contagiosa que requiere niveles de inmunidad del 95% o más. EFE/Alejandro García

La IA como herramienta para combatir la desinformación

En el simposio donde se presentó el informe de la Confianza de la Vacunación en la Red, aparte de señalar la problemática de la desinformación en el sector sanitario, se realizó una propuesta de la inteligencia artificial (IA) como instrumento para reducir la desinformación y desarrollar herramientas que permitan mejorar la confianza vacunal.

Al igual que las redes sociales son uno de los principales medios por donde se difunde la desinformación sobre las inoculaciones, la IA es otro instrumento capaz de multiplicar este riesgo.

Sin embargo, en los últimos años han surgido iniciativas como un estudio de la revista Behavioral Sciences, donde se emplearon algoritmos para predecir el porcentaje de vacunación a través del seguimiento de las interacciones de los pacientes con las enfermeras. El trabajo contó con un 89 % de acierto y concluyó con que la IA “puede personalizar los mensajes de acuerdo con datos demográficos específicos, amplificando su relevancia e influencia”. 

Por contra, un estudio publicado en JAMA Intern Med ha demostrado que las barreras que se han puesto a la inteligencia artificial resultan insuficientes ya que la habilidad para generar grandes cantidades de desinformación es muy potente.

Ante esta crisis de veracidad, los profesionales implicados en el estudio han insistido en la necesidad urgente de vigilar la inteligencia artificial. Por ello concluyen que “los pilares de la farmacovigilancia- incluyendo transparencia, vigilancia y regulación- deben servir como ejemplo para afrontar estos riesgos y salvaguardar la salud pública”. 

La entrada La desconfianza sobre las vacunas se expande en redes se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Migraña en el trabajo: ¿Cómo debe actuar el entorno laboral?

Publicado

el

Por

Uno de cada siete trabajadores sufre migraña, según datos que maneja la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE), que ha lanzado la guía «La migraña en el trabajo. Claves para promover un entorno laboral más inclusivo para personas con migraña», en la que han participado un comité editorial de expertos de diferentes disciplinas (neurólogos, enfermeras, médicos de familia, especialistas en recursos humanos y pacientes).

La migraña (un 15 % de prevalencia) y la cefalea tensional (más del 60 %) son los dos tipos de cefaleas más frecuentes entre más de doscientas, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Junto a las cefaleas en racimos son las dolencias que pueden ser crónicas.

“Esta cronicidad es especialmente habitual en el caso de la migraña, ya que más del 50 % de los pacientes españoles que padecen una cefalea crónica, padecen migraña», según el doctor Pablo Irimia, coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN.

Cefalea define cualquier tipo de dolor de cabeza que puede ser tanto un síntoma de otra enfermedad, algo que un 89 % de la población masculina y un 99 % de la femenina asegura padecer o haber padecido en algún momento de su vida, informa esta sociedad médica.

¿Qué es la migraña?

«Migraña no es sufrir un simple dolor de cabeza», señala la guía de AEMICE. «Se manifiesta en forma de dolor de cabeza intenso y, en ocasiones, pulsátil, como si se sintieran los latidos del corazón en la cabeza,
de intensidad moderada o severa que suele aparecer en un lado de la cabeza».

También puede ir acompañada de alteración de la sensibilidad a la luz, al sonido, a los olores, así como náuseas y vómitos.

La migraña se presenta en forma de ataques o crisis que pueden durar entre 4 y 72 horas. La frecuencia
de estas crisis es variable, pudiendo oscilar entre uno al año y varios por semana.

Imagen de la guía sobre la migraña de la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE). Foto cedida

Recomendaciones para abordar la migraña en el trabajo

El 62 % de las personas con migraña se sienten estigmatizadas en el trabajo y piden más apoyo a empresas y trabajadores, apunta AEMICE.

Para facilitar la inclusión laboral de las personas con migraña, esta asociación recomienda a las empresas:

Preguntar al trabajador o trabajadora cómo ayudarle.

Facilitar al máximo entornos para prevenir y reducir la hipersensibilidad a la luz.

Promover las zonas de trabajo silenciosas.

Crear espacios ventilados, libres de olores fuertes.

Potenciar fórmulas que permitan el teletrabajo.

Facilitar modelos de flexibilidad horaria.

Evitar trabajos a turnos u horario nocturno.

Dar a conocer el Servicio de Prevención de la empresa.

Crear programas de educación para la salud.

Tener información sobre la migraña y hacer pedagogía sobre su impacto.

Valorar la posibilidad de cambiar al afectado de puesto de trabajo.

¿Cómo ayudar a mi compañero/a durante una crisis de migraña?

La guía ofrece algunas pistas que pueden ser útiles para dar apoyo y facilitar un mejor entorno de trabajo:

Transmitir que le crees.

Evita los posibles desencadenantes de la migraña como fragancias fuertes, velas perfumadas y productos de limpieza o exceso de ruido y música fuerte.

Reconoce las cualidades de la persona al no ser fácil vivir con esas limitaciones.

¿Cómo controlo mi migraña?

La guía de AEMICE también da consejos para que la migraña afecte lo menos posible a la vida laboral:

Controla el estrés.

Programa tus tareas.

Adapta tu espacio de trabajo.

Bebe con frecuencia y come sano y fuera de tu zona de trabajo.

Da a conocer tu enfermedad en el entorno laboral.

Felicítate por las pequeñas victorias.

Sigue las pautas de tu equipo sanitario.

Contacta con asociaciones de pacientes.

Imagen de la guía sobre la migraña de la Asociación Española de Migraña y Cefalea (AEMICE). Foto cedida

La entrada Migraña en el trabajo: ¿Cómo debe actuar el entorno laboral? se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

destacadas