Connect with us

Ciencia y Salud

Cardio-oncología: cuidar la salud cardiovascular de pacientes y supervivientes de cáncer

Publicado

el

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, el 4 de febrero, representantes de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) explican a EFE el trabajo de estas dos especialidades para controlar desde el ámbito hospitalario las dolencias cardíacas en los pacientes oncológicos.

“No hay que lanzar un mensaje de alarma”, pero sí destacar la necesidad de hacer un seguimiento conjunto de estos pacientes, apunta la doctora Cristina Mitroi, coordinadora del Grupo de Trabajo de Cardio-Oncología de la SEC.

La especialista cita datos del estudio Cardiotox que refleja que, aunque un 37,5 % de los pacientes oncológicos desarrolla cardiotoxicidades, la gran mayoría son leves y solo un 5,9 % son moderadas o graves.

Este trabajo, llevado a cabo en cinco hospitales públicos españoles y otros cuatro europeos, se basa en el seguimiento durante dos años de 865 pacientes en tratamiento contra el cáncer.

“Nos preocupamos porque los pacientes no paguen el peaje de las secuelas cardiológicas a corto plazo, que pueden ser más importantes, pero sobre todo las de medio y largo plazo que antes no se contemplaban”, explica el vicepresidente de la SEOM, el doctor Javier de Castro.

La prevención, el primer paso

Los dos especialistas coinciden en señalar que el paso principal es la prevención de esa dolencia cardíaca generada por la toxicidad farmacológica.

Pero también preservar la salud cardiovascular de la persona que ya padezca problemas cardíacos o comorbilidades (hipertensión, colesterol, sobrepeso…) en el momento de recibir el diagnóstico de cáncer, algo habitual en casos de tumores de pulmón, próstata o colon que tienden a aparecer entre los 60 y 70 años de edad.

Javier de Castro, también jefe de sección del Servicio de Oncología del Hospital Universitario La Paz de Madrid, recalca: “Nos tenemos que preocupar desde el minuto uno de prevenir no solo la toxicidad, sino la propia salud de la persona”.

La prevención primaria consiste en valorar, por parte de las dos especialidades, el riesgo cardiovascular del paciente antes de poner en marcha el tratamiento adoptado por oncología, y hacer un seguimiento posterior del enfermo con diferentes controles, explica Cristina Mitroi, también especialista en el Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid).

“Durante los primeros años, el superviviente está en conexión con el hospital, por eso donde más tenemos que trabajar es en el largo plazo, una vez superado el cáncer, ver cuál es la mejor estrategia” de seguimiento, precisa la doctora.

Cardióloga Cristina Mitroi, coordinadora del Grupo de Trabajo de Cardio-Oncología de la SEC. Foto cedida

Desde hipertensión a insuficiencia cardiaca

“Puede haber muchos tipos de cardiotoxicidad”, indica la cardióloga, quien matiza que cada fármaco oncológico está asociado a determinados efectos secundarios cardíacos y en su interacción influyen las circunstancias de cada paciente (edad, tipo de tumor, otras enfermedades de base…).

La dolencia cardíaca más frecuente es la hipertensión arterial, mientras que la insuficiencia cardíaca no es habitual, pero sí más preocupante.

La doctora explica que existe diferencia de género, mientras que las mujeres son más propensas a eventos de insuficiencia cardíaca y arritmias, los varones son más proclives a cardiopatía isquémica, infartos y eventos vasculares.

Cardiólogos y oncólogos trabajan en coordinación en sus hospitales para cuadrar los diferentes tratamientos cuando coincidan, que no suelen presentar interferencias, y para hacer el posterior seguimiento del superviviente.

Origen y perspectivas de la cardio-oncología

La cardio-oncología surge, sobre todo, por la necesidad de controlar los efectos secundarios cardiológicos que pueden producir los fármacos de oncología, terapias que en las últimas décadas han aumentado la supervivencia del cáncer al lograr la curación o cronificar la enfermedad en algunos casos.

El oncólogo Javier de Castro relata que estas toxicidades ya se evidenciaron hace unos cuarenta años con el uso de las antraciclinas, un tipo de quimioterapia para cáncer de mama y para linfomas y leucemias pediátricos que, en estos últimos, se observó la aparición de consecuencias cardíacas en la edad adulta.

“Y esto llevó a la reducción de los tratamientos de quimioterapia, a evitar radioterapias torácicas en algunas situaciones. La oncología infantil fue el germen para evitar efectos a largo plazo”, señala el especialista.

El oncólogo Javier de Castro, vicepresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Foto cedida

Ahora, los tratamientos innovadores, como la inmunoterapia y las terapias diana, fundamentales en prolongar la supervivencia, también provocan ciertas toxicidades que se están investigando más en profundidad.

En concreto, una veintena de hospitales, entre ellos La Paz, y el Centro Nacional de Investigaciones Cardiológicas (CNIC) colaboran en un programa piloto para identificar los parámetros que producen los daños a nivel cardíaco relacionados con la inmunoterapia.

Otro de los objetivos de la investigación en cardio-oncología es buscar más biomarcadores que ayuden a predecir las posibles dolencias cardíacas

Infografía cedida por la Sociedad Española de Cardiología/Fundación Española del Corazón

La alianza entre SEOM y SEC trabaja para avanzar en la cardio-oncología también de la mano de la oncología radioterápica y la hematología (para los cánceres de la sangre), así como de la Atención Primaria, importante para orientar al paciente cardio-oncológico en un estilo de vida saludable, ya que los factores de riesgo (tabaquismo, sedentarismo, hipertensión, sobrepeso…) son los mismos para las dos enfermedades.

Pero los cardiólogos van más allá al querer promover la subespecialidad de cardio-oncología en los hospitales y el desarrollo de programas oficiales que conlleven recursos que permitan avanzar en este campo de la Medicina.

En el día a día, se siguen las guías de la Sociedad Internacional de Cardio-Oncología y cada hospital se organiza en función de sus disponibilidades para coordinar la atención de los largos supervivientes del cáncer.

La entrada Cardio-oncología: cuidar la salud cardiovascular de pacientes y supervivientes de cáncer se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Las consecuencias de la inhalación de humo tras un incendio

Publicado

el

Por

La inhalación de humo y gases nocivos es la primera causa de muerte relacionada con un incendio, al provocar asfixia e insuficiencia respiratoria. Lo explica la Sociedad España de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) con motivo del suceso de Valencia, en el que hasta el momento se han contabilizado 4 muertos, 15 heridos y 14 desaparecidos.

El presidente de esta sociedad médica, Tato Vázquez, explica que el síndrome por inhalación de humo es una intoxicación derivada de los productos de combustión, como cuando hay un incendio. Y se debe, fundamentalmente, a tres sustancias, aunque hay más de 60 gases en una combustión completa.

Los gases irritantes

Los primeros son los gases irritantes, y hay cantidad de ellos, según Vázquez, como el óxido nitroso o los fenoles. Producen un cuadro irritativo en las mucosas: lagrimeo en los ojos, disfonía, ronquera y si esos gases bajan hasta el nivel traqueobronquial, producen neumonitis química, que puede llegar a generar sobreinfecciones bacterianas.

Pero además del efecto irritante, el experto cita las altas temperaturas que alcanzan estos gases y que pueden producir quemaduras en la vía aérea.

«Los profesionales de urgencias, cuando vemos que las vibrisas, los pelos de la nariz, están quemadas, suponemos que el gas ha alcanzado altas temperaturas y ha producido quemaduras en la vía aérea, y procedemos a un aislamiento en ésta para impedir la asfixia», afirma el presidente de SEMES.

Las materias en suspensión

Las materias en suspensión son otras de las sustancias, normalmente derivadas del carbono. Son pequeñas moléculas que se van depositando en la vía aérea y pueden producir enfermedades respiratorias.

Los asesinos silenciosos

En tercer lugar se encuentran las sustancias más peligrosas, son los gases no irritantes pero asfixiantes, fundamentalmente dos: el monóxido de carbono y el cianuro.

El primero de ellos, el monóxido de carbono, es absorbido muy rápidamente al inhalarlo. Se fija en la hemoglobina e impide que transporte oxígeno a los tejidos, produciendo la muerte de éstos. Los síntomas son cefalea, dolor torácico y, en ocasiones, nauseas, vómitos y diarrea.

«Es un gas extremadamente tóxico y no es detectable de manera habitual, es inodoro e insípido, le llamamos el asesino silencioso», subraya Vázquez.

Vecinos son atendidos durante el incendio. EFE/Manuel Bruque

En cuanto al cianuro, se produce por la combustión de plástico. También es de absorción muy rápida y no permite el uso del oxígeno por parte de las células, lo que conlleva la muerte.

La inhalación de estos gases lleva un tratamiento específico.

Para la intoxicación por monóxido de carbono está indicado el oxígeno en altas concentraciones y en casos graves, el oxígeno hiperbárico. La de cianuro, con cianocobolamina, que está disponible en la mayoría de los servicios de urgencias del país, señala el presidente de SEMES.

Las quemaduras en la piel

Por otra parte, la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) señala que las UCIS son la «piedra angular» para la recuperación de grandes quemados. Estos son pacientes con más de un 20 % de su cuerpo quemado o que sufren quemaduras menos extensas pero con una edad o comorbilidades que exigen una abundante reposición intravenosa de líquidos.

“La piel es un órgano más y su pérdida repercute en todo el organismo», afirma Manuel Sánchez, especialista en grandes quemados del servicio de Medicina Intensiva del Hospital Universitario La Paz, de Madrid.

Bomberos trabajan en el incendio. EFE/Manuel Bruque

Según indica, es frecuente que estos enfermos necesiten simultáneamente tratamientos y técnicas que usan habitualmente en las UCIS como el control del aporte de fluidos y de la medicación para mantener una tensión arterial adecuada, ventilación mecánica, técnicas de diálisis, sedoanalgesia o el tratamiento de las infecciones.

Además, en estas unidades hay apósitos que facilitan la curación y de cremas que eliminan la escara de la quemadura, que pueden evitar cirugías.

“En España hemos sido pioneros en el uso de algunos tipos de monitorización que aportan información importante para el tratamiento inicial, en la búsqueda de tratamientos que vayan a la causa de las complicaciones más que a sus consecuencias y en el uso de las cremas que quitan tejidos muertos sin necesidad de cirugía”, subraya el experto.

Un adecuado tratamiento inicial evita la profundización de la quemadura y el desarrollo de complicaciones en otros órganos, abunda.

La entrada Las consecuencias de la inhalación de humo tras un incendio se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

“Más allá del espejo“, la guía de las necesidades menos cubiertas del cáncer de mama

Publicado

el

Por

En ocasiones, algunas personas que conviven con un cáncer de mama o cáncer de mama metastásico no ven resueltas sus dudas sobre ciertos aspectos concretos de la vida que se van a ver alterados por la enfermedad. Muchas veces se trata de temas de la vida cotidiana como la capacidad o no de realizar ejercicio físico, las relaciones sexuales o qué dieta es recomendable seguir.

Así, un conjunto de profesionales en colaboración con Pfizer han lanzado la guía “Más allá del espejo”. En ella se pone de manifiesto la importancia de los cuidados en las distintas etapas de la enfermedad y va dirigida tanto a profesionales del ámbito sanitario como a pacientes.

Su objetivo principal es facilitar un abordaje íntegro de la patología que permita cubrir las necesidades de los pacientes. Se pretende con ello derribar miedos y estigmas gracias a la información rigurosa y accesible que se recoge en este manual.

Detalle de una chapa del Día Mundial del Cáncer de Mama que se celebra mañana, este miércoles en la localidad cántabra de Suances.-EFE/Pedro Puente Hoyos

Alianza de profesionales

Para su elaboración se han unido distintos expertos procedentes de diferentes zonas geográficas. Estos especialistas han tomado como referencia las expectativas y cuestiones más habituales que plantean las pacientes en la consulta relativas a cuidados dermatológicos, nutricionales, estéticos o ginecológicos.

La guía «Más allá del espejo» se encuentra disponible online en cancerdemamametastasico.es. Cuenta con el respaldo de la evidencia científica, el conocimiento y la experiencia clínica de oncólogos y profesionales de especialidades como ginecología, dermatología, fisioterapia o cirugía maxilofacial y estética. 

Según la doctora Virginia Martínez, oncóloga médica en el Hospital Universitario La Paz y autora: “Toda la información, los consejos y recomendaciones que recoge esta guía buscan cubrir esas necesidades de cuidados que estaban desatendidas hasta ahora, porque las pacientes, además de pacientes, son mujeres que no quieren renunciar a seguir viéndose y sintiéndose bien durante todo el proceso de su enfermedad y nosotros, como profesionales médicos, tenemos que acompañarlas para brindarles la máxima calidad de vida posible (…)“.

«Más allá del espejo»

La guía presenta un índice muy completo, ya que abarca todos los aspectos de la vida de los pacientes.

Así, encontramos desde aspectos que abordan la dieta y el estilo de vida de las pacientes hasta temas de dermoestética o de cirugía maxilofacial.

Dieta y estilo de vida

La dieta y el estilo de vida es uno de los apartados con mayor repercusión, ya que afecta a la totalidad de las personas que padecen la enfermedad. En la guía, los expertos sanitarios afirman: «La forma en que vivimos, comemos, dormimos, nos movemos, trabajamos, pasamos el tiempo libre, manejamos el estrés y nos enfrentamos a los desafíos de la vida, ha demostrado en multitud de estudios científicos que posee un profundo efecto sobre nuestra salud, incluyendo el desarrollo de enfermedades como el cáncer».

Los profesionales médicos recomiendan la dieta mediterránea tanto para personas que no padecen la enfermedad como para pacientes. Recuerdan que la dieta mediterránea se caracteriza por un consumo mayoritario de alimentos de origen vegetal, la presencia de grasas de alta calidad, el consumo moderado de lácteos y huevos y el bajo consumo de carne.

¿Qué debemos hacer para llevar a cabo una dieta mediterránea?

Usar el aceite de oliva como principal grasa de adición. Es un alimento rico en vitamina E, betacarotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras.

Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres, champiñones y frutos secos. Se recomienda consumir cinco piezas de frutas y verduras a lo largo del día. Tienen un alto contenido en antioxidantes y fibra, que pueden ayudar a prevenir algunos tipos de cáncer.

Añadir alimentos procedentes de cereales integrales a nuestra dieta. Si cambiamos el arroz blanco por el integral, por ejemplo, tendremos un afecto más moderado en el azúcar y la insulina.

Priorizar los alimentos frescos y de temporada. Es el mejor momento para obtener los nutrientes de las frutas y verduras y disfrutar de su sabor.

Consumo moderado de productos lácteos. Los lácteos son nutricionalmente una gran fuente de proteínas de alto valor biológico, minerales y vitaminas.

Priorizar la carne blanca a la carne roja. Es preferible el consumo de pollo o pavo frente al de ternera y cerdo, además de no superar las dos veces por semana.

Consumir tres veces por semana pescado, sobre todo pescado azul pequeño.

Tomar tres o cuatro huevos a la semana. Contienen proteínas de muy buena calidad y pueden resultar una alternativa a la carne o al pescado.

La dieta mediterránea es recomendada por los profesionales. EFE/Kai Försterling

Problemas ginecológicos

Otro de los aspectos más comunes en las pacientes con cáncer de mama son los problemas ginecológicos. En «Más allá del espejo», los expertos ponen en valor los más comunes, abordan los signos de alerta y explican cómo afectan en concreto a las pacientes de cáncer.

SGM: qué es y cómo afecta

El SGM es el síndrome genitouritario de la menopausia, y se define como los signos y síntomas asociados a la disminución de hormonas sexuales como estrógenos o andrógenos en la menopausia. Esto causa cambios anatómicos, fisiológicos y funcionales en el área vulvovaginal y en el tracto urinario de las mujeres.

Lo cierto es que estos síntomas disminuyen la calidad de vida de las mujeres y cuentan con un impacto negativo similar al que pueda tener el asma o la artritis. El SGM afecta, según la guía, a un 50-75 % de las pacientes con cáncer de mama y se asocia a la menopausia ocasionada por los tratamientos hormonales asociados a la enfermedad.

Los doctores recomiendan algunas pautas para tratar de mantener una buena salud genitourinaria como seguir una dieta saludable y tratar de evitar el sobrepeso o practicar ejercicio moderado con regularidad.

Los problemas ginecológicos son comunes en pacientes de cáncer de mama. Imagen extraída de la guía «Más allá del espejo».

La entrada “Más allá del espejo“, la guía de las necesidades menos cubiertas del cáncer de mama se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

Ciencia y Salud

Dos años de guerra en Ucrania: Faltan servicios para atender la salud física y mental

Publicado

el

Por

En estos dos años de guerra en Ucrania, los enfermos crónicos y los mayores sufren especialmente su profundo impacto, además de producirse el desplazamiento de diez millones de personas que han abandonado sus hogares para buscar seguridad dentro y fuera del país, según Médicos sin Fronteras (MSF).

Esta ONG denuncia la falta de servicios sanitarios cerca de los frentes en el este y el sur del país, especialmente en Donetsk, Jersón, Dnipropetrovsk y Zaporiyia, donde MSF apoya a los servicios locales asistiendo a las víctimas de los bombardeos.

Clínicas móviles de MSF en cien localidades

En 2023, las ambulancias de MSF trasladaron a más de 10.500 pacientes, el 57 % con traumas violentos, a otros hospitales donde pudieran recibir la atención adecuada.

Esta organización médico-humanitaria gestiona clínicas móviles en cien ciudades y pueblos diferentes cercanos a la línea del frente en las regiones de Donetsk, Járkov y Jersón.

Estas clínicas realizaron cerca de 60.000 consultas de atención primaria y más de 3.800 consultas de salud sexual y reproductiva el año pasado.

La mayoría de las personas asistidas son mujeres mayores de 60 años, muchas de ellas con enfermedades crónicas. Mientras que algunas fueron evacuadas, otras no pudieron marcharse u optaron por permanecer en sus comunidades.

Rita Dmitrenko, de 61 años, es de Kobzartsi, en la provincia de Mykolaiv, en el sur de Ucrania. MSF/Nuria López Torres

Son zonas muy afectadas por los combates y en los que la población sufre mucho. Los servicios básicos se paralizaron casi por completo y, en algunas localidades, el sistema de atención primaria no se ha recuperado del todo por falta de profesionales médicos, instalaciones y medicamentos básicos.

“Tenemos dos equipos: uno compuesto por médicos, enfermeros y psicólogos, que integran clínicas móviles; y otro solo con psicólogos que realizan consultas de salud mental. Visitan con regularidad varias localidades situadas por encima del río Dniéper que marca la línea de frente en estos momentos”, explica Diego Ráfales, coordinador de MSF en las regiones de Mykolaiv y Jersón.

“Los pacientes que tratamos -explica- son en su mayoría ancianos. Nuestros equipos atienden a muchos pacientes graves cuyas dolencias han empeorado por las circunstancias en las que viven, lo que a menudo les causa una angustia extrema. Esto es algo que hemos visto sobre todo en las zonas retomadas en el este y el sur del país”.

Trauma colectivo tras dos años de guerra en Ucrania

Dos años después del recrudecimiento de la guerra en Ucrania, muchas personas viven en casas dañadas, a menudo en condiciones inhóspitas, sin electricidad, calefacción, agua ni medicamentos adecuados, y en muchas zonas sembradas de minas terrestres; y bajo la amenaza constante de la violencia.

“Han sufrido violencia, pérdidas, aislamiento y miedo, y el país está sufriendo un trauma colectivo, las necesidades de atención psicológica son enormes, y sin una atención adecuada el riesgo de desarrollar trastornos mentales más graves es mayor”, afirma Ráfales.

El año pasado, las clínicas móviles de MSF realizaron 12.724 consultas psicológicas individuales.

“Algunas personas están experimentando fuertes efectos psicológicos retardados. El trastorno de estrés postraumático, la ansiedad y los ataques de pánico son síntomas comunes que vemos en muchas partes de Ucrania, tanto si la persona ha huido de los combates como si se ha quedado en las zonas atacadas”, indica el coordinador de MSF.

La salud mental de los adultos es clave para mantener un entorno psicológico positivo en la familia, ya que el estado psicológico de los padres suele reflejarse en los hijos. Por ello, MSF también se centra en proporcionar apoyo psicológico a las familias.

“Al principio de la escalada, detectamos síntomas en los niños como ansiedad, ataques de pánico y miedos. Sin embargo, ahora observamos que los niños han empezado a percibir la situación anormal como normal: se han adaptado a los sonidos de las explosiones, aunque seguimos observando reacciones neuróticas», relata Alisa Kushnirova, psicóloga de MSF.

Situación desesperada del sistema sanitario local

Según MSF, “aunque el sistema sanitario ucraniano ha realizado notables esfuerzos, la situación sigue siendo desesperada. La mayor parte de la respuesta sanitaria corre a cargo de este y de los grupos de voluntarios locales, que han respondido a un aumento de las necesidades, a menudo trabajando en duras condiciones cerca de la línea de frente”.

Las estructuras médicas y el personal sanitario también sufren los ataques y “esto afecta de manera decisiva a las capacidades del sistema sanitario, lo cual es inaceptable, subraya el cooperante de Médicos sin Fronteras que cuenta en Ucrania con 30 trabajadores internacionales y 323 trabajadores humanitarios ucranianos.

Médicos del Mundo: el acento en la salud mental

En el segundo aniversario de la guerra, Médicos del Mundo hace un llamamiento a la comunidad internacional para que apoye el sistema sanitario ucraniano, poniendo especial atención en las necesidades de salud mental de la población, con su campaña de vídeo #ElTiempoQueHagaFalta.

En este tiempo, esta ONG ha atendido a más de 92.000 personas, de ellas más de 17.680 recibieron apoyo psicosocial y de salud mental. En total, esta organización realizó más de 131.900 consultas.

Más de la mitad de la población ucraniana ha sufrido un evento potencialmente traumático y necesitará, de alguna manera, apoyo psicológico, según datos de 2023 del Gobierno de Ucrania y de ONG internacionales.

Las personas que se encuentran cerca de la primera línea son las que más sufren y carecen de acceso a recursos básicos, incluida la atención médica. Pero en otras partes del país, un gran sector de la población también experimenta graves niveles de ansiedad y desesperanza.

“Hay una sensación permanente de incertidumbre que es extremadamente estresante. La guerra profundiza problemas sistémicos, comunitarios e individuales preexistentes. Así que, además del miedo a ser asesinado por un misil, los problemas cotidianos de la gente siguen ahí. Todo esto puede provocar síntomas psicosomáticos graves, ataques de pánico, depresión o algo peor”, afirma Panagiotis Chondros, coordinador de salud mental de Médicos del Mundo.

Subrayan que el sistema de atención de salud en muchos lugares no está preparado para hacer frente a las crecientes necesidades de la población. Por eso Médicos del Mundo apoya el sistema sanitario local con unidades médicas móviles, que integran atención psicóloga.

La organización trabaja también formando a profesionales, como médicos de familia y trabajadores sociales.

Llegada de medicamentos

Por otra parte, la ONG Farmamundi, junto a las organizaciones locales Gender Bureau, IDC y Law Center of Advocate, ha suministrado más de 110 toneladas de medicamentos en los dos años de guerra en Ucrania, 31 de ellas en 2023.

Destacan el envío de 45 kits sanitarios interinstitucional de emergencias con medicamentos, material sanitario y equipos esenciales para atender a unas 10.000 personas durante tres meses y están diseñados para usarse en la fase inicial de una situación de emergencia.

La entrada Dos años de guerra en Ucrania: Faltan servicios para atender la salud física y mental se publicó primero en EFE Salud.

Seguir leyendo

destacadas